El cambio climático consigue lo imposible: Corea del Norte acepta la ayuda de Corea del Sur


El cambio climático ha conseguido lo que no ha logrado ningún político: que las dos Coreas vuelvan a tener relaciones. Por desgracia, ha tenido que suceder un terrible desastre natural para que esto ocurra: las graves inundaciones que sufre el norte han obligado a sus dirigentes a aceptar la ayuda del país vecino, Corea del Sur.

Este país, por tanto, mandará ayuda material a Corea del Norte, una forma de aliviar los efectos de las devastadoras inundaciones que han afectado al país comunista en verano. El Norte informó de su intención de aceptar la ayuda del Gobierno de Corea del Sur a través de un portavoz de la Cruz Roja norcoreana en la aldea de Panmunjom, situada en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas.

Corea del Norte es un país empobrecido tras años de dictadura militar. No ha tenido más remedio, ante la catástrofe, que aceptar la oferta de ayuda de su histórica rival, Corea del Sur. Una semana han tardado los dirigentes de Pyongyang en aceptar esta ayuda, el envío de material para los afectados por las graves inundaciones.

Se calcula que las fuertes lluvias y los tifones que han golpeado Corea del Norte han causado más de doscientos muertos, así como unos cuatrocientos desaparecidos, además de dejar a unas 200.000 personas sin hogar. Además, el agua ha arrasado decenas de miles hectáreas de terreno agrícola.

Estos destrozos se suman a la pertinaz sequía que padeció Corea del Norte en primavera y que, según un estudio surcoreano, podría haber supuesto la pérdida de hasta 700.000 toneladas de cultivos.

El régimen comunista vive una crisis económica desde los años noventa del siglo pasado. Se calcula que, en aquella época, unos dos millones de personas fallecieron a causa de una hambruna masiva. Desde entonces, el país depende de la ayuda exterior para alimentar a su población.

Las dos Coreas permanecen técnicamente en guerra después de que el conflicto que los enfrentó entre 1950 y 1953 acabó con un armisticio en vez de con un tratado de paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *