El deshielo no se produce a la misma velocidad en todos los glaciares

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En los últimos días, se está produciendo cierta polémica porque parece que los glaciares de las cordilleras más altas del mundo no se están deshelando a un ritmo tan rápido como se creía. Pero no nos confundamos, al margen de este debate científico, que habrá que seguir de cerca, la pérdida de hielo en la Antártida sí es algo muy preocupante y documentado desde hace mucho tiempo.

La plataforma de hielo del glaciar Pine Island, por ejemplo, en una bahía del Mar de Amundsen, en el océano Antártico, pierde hielo y se desliza hacia el océano, produciendo rupturas que se convierten en grandes icebergs. Además, las corrientes marinas están produciendo deshielo en muchas partes de la Antártida. ¿desaparecerá el continente helado?

Desde 1974, Pine Island ha perdido 76 metros de espesor, según los datos provenientes de los satélites. Y las corrientes marinas son cada vez mas potentes. Sólo en 2009, derritieron 79 kilómetros cúbicos de la plataforma de Pine Island.

Los glaciares y cubiertas heladas del planeta están perdiendo cada año unos 148.000 millones de toneladas de hielo (unos 162 kilómetros cúbicos). En esta cifra no están incluidos los bordes de la Antártida y de Groenlandia, que pierden otras 80.000 millones de toneladas.

En total, este deshielo produce un aumento del nivel de las aguas del océano de 1,5 milímetros cada año. Son datos de la evolución de los glaciares a escala global desde 2003 hasta 2010 obtenidos con los satélites Grace.

La Tierra está perdiendo una cantidad increíble de hielo cada año, hielo que va a parar al mar. Este estudio recientemente elaborado ayudará a responder a importantes interrogantes acerca de la subida del nivel y de cómo las regiones más frías del planeta están sufriendo el calentamiento global, ha señalado John Wahr, uno de los autores del estudio.

Es verdad que en zonas como las cordilleras asiáticas, la pérdida de hielo es mucho más lenta de lo que se pensaba (hasta diez veces), pero sucede. El deshielo existe. Aunque sea a un ritmo menor, el problema no ha desaparecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *