El huracán Sandy azota el Caribe

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El huracán Sandy ha salido fortalecido después de cruzar las cálidas aguas del mar del Caribe y continúa afectando el sureste de la isla de Cuba, con intensos vientos que produjeron cortes de energía, derribaron árboles y algunos techos de viviendas.

Según la televisión estatal de Cuba, el huracán, de categoría 2, ha derribado varios árboles en la ciudad de Santiago, de medio millón de habitantes. El huracán entró en la provincia Santiago de Cuba, la segunda más poblada del país, pasada la una de la madrugada, hora local. Por momentos, la ciudad quedó totalmente a oscuras. Los vientos sostenidos llegaron a tener una velocidad de 175 km/h.

Un radar situado en la Gran Piedra, en Santiago de Cuba, quedó fuera de servicio tras vientos de hasta 260 km/h. Hay grandes daños en viviendas y vidrios rotos en coches por la presión del aire. El ojo del huracán tocó tierra justo al oeste de la ciudad, produciendo olas de hasta nueve metros y una marejada de tormenta de 2 metros, que provocó inundaciones en la costa. Las fuertes lluvias caían en toda la región azotada por la tormenta. Se llegaron a registrar 500 milímetros de lluvia en algunas zonas.

Sandy continúa su camino y se intensifica rápidamente acercándose desde Jamaica. Según un experto cubano, el huracán se estaba moviendo muy rápido y ha tenido tanta vitalidad que ha mantenido su forma completamente circular y el ojo se observa perfectamente. Sandy debe salir hacia el mar, hacia Bahamas.

Una tormenta de categoría 2 tiene vientos de entre 154 y 177 km/h. Sandy está, por tanto, a un paso de convertirse en un huracán de categoría 3. Al menos 55.000 personas habían sido evacuadas antes del paso de Sandy.

No se espera que Sandy entre en el Golfo de México, donde Estados Unidos tiene instalaciones de petróleo y gas.

El Gobierno cubano canceló los vuelos aéreos hacia y desde el oriente de la isla, así como los servicios de autobús y tren. Cerca de mil turistas se han dentro de los hoteles. Los funcionarios, por su parte, guardaron productos agrícolas como el azúcar y el café en almacenes para mantenerlos fuera de peligro. Los casi tres mil cubanos que trabajaban en la cosecha de café en Santiago de Cuba fueron enviados a sus casas.

En Jamaica, Sandy generó apagones generalizados de electricidad, calles inundadas, casas dañadas, y causó la muerte de, al menos, una persona, aplastado por rocas que cayeron desde una colina mientras él intentaba llegar a su casa en una aldea rural cerca de la capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *