En México no preocupa el cambio climático


Si no se reconoce un problema, no se puede solucionar. Y, para reconocerlo, primero hay que comprenderlo. En este sentido, los ciudadanos mexicanos no harán muchos esfuerzos para luchar por contrarrestar los efectos negativos del cambio climático, ya que ni siquiera comprenden qué es lo que está ocurriendo en el planeta.

Según un estudio elaborado por la Universidad de Veracruz (UV), pocos mexicanos saben que las inundaciones, las inusuales lluvias, las persistentes sequías que azotan vastas regiones del país o los incendios forestales que asolan miles de hectáreas de bosques en el país, tienen su última causa en el fenómeno del cambio climático.

La sociedad mexicana en general no cuenta entre sus prioridades el tema ambiental o la lucha contra el cambio climático. Muchos otros temas son los que les preocupan: la seguridad, la salud, la vivienda, la falta de empleo, la economía, su situación laboral. Hasta la crisis que están viviendo los partidos políticos les preocupa más que el cambio climático. Cuando no haya planeta donde vivir, poco les preocupará lo que hagan los partidos políticos.

El principal medio de información que la mayoría de los encuestados ha declarado que sigue para enterarse del asunto es la televisión. Por tanto, no es extraño que la información que reciben sea pobre, si es que les llega algo. Hay muy poco o nulo interés en tratar este tema en ese medio de comunicación.

El estudio se llevó a cabo sólo en la región cercana a Veracruz, pero sus responsables opinan que los resultados son extrapolables sin ninguna duda a todo el país.

En general, en México, desde las instituciones públicas o desde los medios de comunicación, no se se está considerando al medio ambiente como una prioridad. Lo más sorprendente es que, aunque a la mayoría de los encuestados no es un problema que les quite el sueño, siete de cada diez habitantes sí reconocen que ya está ocurriendo en su ciudad y se confesaron dispuestos a reducir el consumo de electricidad, usar transporte público y llevar a cabo otras medidas que mitiguen los efectos de fenómeno global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *