Etiopía da tierras de cultivo a extranjeros mientras miles de personas pasan hambre


Una investigación de la organización Survival ha desvelado pruebas de que algunas de las tierras de cultivo más productivas de Etiopía están siendo arrebatadas a pueblos indígenas locales para arrendarlas a empresas extranjeras para el cultivo y la exportación de productos alimentarios. Mientras, miles de ciudadanos etíopes pasan hambre en medio de la devastadora sequía que afecta a toda la región del conocido como cuerno de África.

Se trata de grandes extensiones de tierra fértil en la zona del río Omo, en el suroeste del país. Estas tierras se alquilan a empresas malasias, italianas o coreanas. Otras se están despejando para crear plantaciones de propiedad estatal para la producción de cultivos que serán destinados a la exportación. El Gobierno tiene previsto aumentar la cantidad de terreno que debe ser despejado (hasta unas 245.000 hectáreas) para crear plantaciones de caña de azúcar. Se calcula que casi cien mil indígenas de la zona dependen de esa tierra para su supervivencia.

A todo ello se suma la sequía que afecta a la región, la peor de los últimos sesenta años, que ha llevado a millones de personas a pasar hambre y al país vecino, Somalia, a una de las mayores crisis alimentarias de la historia. Las tribus del valle del Omo están, de momento, en una situación relativamente segura. Sin embargo, el Gobierno las considera atrasadas y quiere modernizarlas. Pretende que dejen de ser agricultores, pastores y cazadores autosuficientes y convertirlos en trabajadores a sueldo de las plantaciones. O, simplemente, expulsarlos de sus tierras y dejarles sin su modo de vida.

Este plan contempla construir una serie de presas en el río Omo, entre ellas la presa de Gibe III, que será la mayor presa de África y un gran peligro para el equilibrio natural de la zona. Después, se construirán cientos de kilómetros de canales de riego que desviarán las aguas que, hasta ahora, eran fuente de vida. Esto dejará a la población indígena sin la inundación anual de la que dependen sus cultivos.

Según la organización Survival, el Gobierno y la policía están presionando a los habitantes de la región, encarcelando y torturando a los indígenas y violando a las mujeres, para que nadie proteste por el robo de las tierras. Si la situación continúa así, y sobrevienen grandes sequías en los próximos años, como se espera, Etiopía estará en una situación incluso peor que la de Somalia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *