Frente al calentamiento global, no basta con reducir las emisiones

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El calentamiento global está causado, principalmente, por las actividades humanas. El proceso es el siguiente: la actividad económica hace indispensable emitir dióxido de carbono (CO2), sobre todo, porque se queman combustibles fósiles y se fabrica cemento. Ese CO2 bloquea el escape de la radiación procedente del cuerpo negro de la Tierra, que, si no ocurriera el fenómeno de efecto invernadero, contribuiría a refrescarla.

Debido al efecto invernadero, la temperatura de la superficie de la Tierra aumenta. El sistema climático es complejo, pero, básicamente lo anterior es el proceso fundamental que explica el cambio climático.

Hay una idea generalizada, por tanto, de que, si el ser humano no emite CO2 a la atmósfera, se solucionará el problema. Pero las cosas no son tan sencillas.

En primer lugar, el Sol seguirá enviando energía a la Tierra. Por otra parte, el CO2 permanece en la atmósfera durante décadas y continuará bloqueando esa radiación solar. Por último, hay una retroalimentación climática que libera más CO2 a la atmósfera a medida que aumenta la temperatura de la Tierra. Es decir, que aunque el ser humano deje de emitir carbono, la propia Tierra lo hará.

Así, para que la tierra siga siendo un lugar habitable, hay que eliminar ese CO2 de la atmósfera. No basta con reducir las emisiones, como hasta ahora. Hay que eliminar las que ya existen. Difícil tarea que se puede lograr con varios métodos. Uno de ellos, la pirólisis.

Pirólisis y sales fundidas

La pirólisis consiste en exponer un material orgánico al calor sin presencia de oxígeno. Sin el oxígeno, los compuestos de hidrógeno de alta energía rompen el material orgánico y dejan un carbono relativamente inerte como resultado. El material resultante es el biocarbón, un excelente fertilizante y un sumidero para el CO2 que, de otra manera, escaparía a la atmósfera.

Otra cosa que también podemos hacer con el calor que sobra en este planeta es almacenar energía. Las fuentes de energía renovables son una enorme oportunidad para liberarnos de la esclavitud del consumo de combustibles fósiles. Una forma de guardar la energía solar es almacenándolo en sales fundidas. Después, se puede suministrar energía cien por cien renovable cuando se necesite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *