Impacto del cambio climático en la cordillera Tián, en Asia Central


No tan conocida como el Himalaya o los Andes, la cordillera Tián es el quinto sistema montañoso más alto del mundo. Y, como el resto de cordilleras del mundo, tiene glaciares y cumbres heladas que se derriten a causa del calentamiento global.

Los glaciares de esta zona afectan directamente sobre el suministro de agua dulce, sobre el riego y sobre la cantidad de energía hidroeléctrica que se puede producir. El análisis del deshielo actual y de las previsiones en el futuro es esencial para gestionar el agua en esta parte de Asia central. Un nuevo trabajo señala que el impacto del cambio climático sobre los glaciares es más alto en los periféricos y en los de menor altitud.

Precisamente esos glaciares, los que se encuentran en la periferia de las cordilleras y a menor altitud, son esenciales para las poblaciones de la región. Los veranos son secos y la nieve y el deshielo glacial es esencial para la disponibilidad de agua. Ya se observan cambios importantes en el caudal de algunos ríos. Se prevé, además, que su caudal seguirá disminuyendo los próximos años debido a que las tasas de descongelación serán menores.

En el Tien Shan (en chino, Montañas Celestiales), los glaciares son una de las más importantes fuentes de agua dulce durante el verano para ciudades densamente pobladas de Kirguistán, Kazajstán, Uzbekistán, Turkmenistán y Xinjiang, en China.

Los glaciares en el Tien Shan están retrocediendo desde mediados del siglo XIX, pero, desde la década de los setenta del siglo pasado, se ha acelerado el proceso. Esto afectará, como hemos visto, a la disponibilidad de agua de las poblaciones cercanas, pero está produciendo otras consecuencias, como la disminución de la cantidad de agua que tiene el Mar de Aral (en la imagen). Finalmente, todo ello puede derivar en inestabilidad política y luchas por la disponibilidad del agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *