La acidificación del mar supone pérdidas económicas


Por el medio ambiente o por el dinero. Hay que mitigar el cambio climático. Sin más demora. Es una amenaza real. El aumento de dióxido de carbono en la atmósfera produce la acidificación de los océanos. Y ésta supone perder dinero.

Se van a producir, en los próximos años, cuantiosos daños comerciales causados por la acidificación marina. Uno de ellos, el perjuicio que se produce en los criaderos de ostras en la costa de Oregón, Estados Unidos. Un equipo de expertos ha señalado que la caída en la producción de semillas de ostra en un criadero comercial en Oregón se debe a un incremento en la acidez oceánica. Hasta un nivel considerado por sus propietarios como “económicamente inviable”. Un negocio que peligra por el cambio climático.

Hace algunos años, los dueños del criadero de mariscos Whiskey Creek, en la Bahía de Netarts, Oregón, notaron una extraña disminución en la producción de semillas de ostra y decidieron investigar las posibles causas.

Alan Barton, que trabaja en el criadero, descartó algunas causas potenciales tras hacer las comprobaciones oportunas (como una disminución de los niveles de oxígeno o la presencia de bacterias). Entonces, comenzó a sospechar que la causa podía ser la acidificación del mar.

Barton envió a analizar muestras a la Universidad Estatal de Oregón y al Laboratorio Medioambiental Marino del Pacífico (PMEL), que depende de la NOAA (la Administración Nacional estadounidense Oceánica y Atmosférica).

El equipo de Burke Hales, oceanógrafo químico de la Universidad Estatal de Oregón, ha constatado que se han incrementado los niveles de dióxido de carbono (CO2) marino, hasta el punto de volver más corrosiva el agua del océano, lo que dificulta el desarrollo de las conchas en las larvas de ostra y hace que el ritmo de crecimiento sea bastante inferior al que haría rentable su producción comercial. La acidificación del agua afecta a la formación de carbonato de calcio, el mineral de las conchas. A medida que el CO2 aumenta, la estabilidad mineral disminuye, y ello conduce finalmente a la reducción del crecimiento o a un aumento de la mortalidad.

La producción comercial de ostras en la costa oeste de Norteamérica es una industria de 273 millones de dólares al año. Desde la década de los setenta del pasado siglo, depende de los criaderos de ostras para un suministro constante de la semilla utilizada por los productores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *