La adaptación agrícola al cambio climático es urgente


Dos informes elaborados por el CCAFS (Climate Change, Agriculture and Food Security) vuelven a avisar de que es urgente combinar la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) con medidas de adaptación y reajuste de la localización de los cultivos y de los lugares donde se cría ganado.

Las cosechas de maíz, arroz y trigo, los cultivos que se usan para elaborar los alimentos básicos para la alimentación de la gran parte de la humanidad, disminuirán en muchos países en vías de desarrollo, pues las temperaturas seguirán subiendo y las precipitaciones serán más imprevistas, fuertes e irregulares.

En 2050, el cambio climático podría producir, en África, una disminución del 13% en el rendimiento de los cultivos de trigo, mientras que la caída del arroz puede ser del 15% y entre el 10 y el 20% en el caso del maíz.

Por tanto, serán los pequeños agricultores de África y del sur de Asia y los pobres que gastan la mayor parte de su salario en comida los que sufrirán las hambrunas provocadas por el cambio climático. Millones de personas que no tendrá que comer dentro de unas décadas a menos que se frene el calentamiento global y se les ayude a resistir un clima más extremo. La adaptación al cambio climático será crucial durante este siglo para frenar la hambruna mundial.

Un problema global

No sólo la agricultura, sino todo el ecosistema que hay a su alrededor se verá afectado. Por ejemplo, los recursos hídricos. Por otra parte, aumentarán las enfermedades de las plantas, lo que limitará aún más la producción de alimentos.

Los países subdesarrollados y en desarrollo serán los más afectados, pero todo en todo el mundo, de una forma u otra, con mayor o menor intensidad, se alterarán los cultivos y la producción de alimentos. En definitiva, todas las regiones tendrán que cambiar su planteamiento a la hora de decidir qué se planta, qué se come, cómo y cuándo se cultiva.

La solución es comenzar a prepararse sin más demora usando los últimos avances científicos, más y nuevos recursos y tecnología avanzada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *