La COP18 amplía Kioto hasta 2020


El acuerdo al que se ha llegado en la Cumbre climática celebrada en Doha (COP18) no frenará el impacto del cambio climático como sería necesario, pero sí extiende el Protocolo de Kioto hasta 2020, ampliando su inminente caducidad.

Así, el aumento de la temperatura del planeta no se detendrá, lamentablemente, pero sí logró cerrarse un acuerdo en medio de un foro que se desarrolló sin compromisos importantes, caracterizado por un más que lento avance en las negociaciones. Tanto que, finalmente, se quedó a medio camino en los objetivos perseguidos, tal y como auguraban los expertos.

Además de evitarse in extremis el vacío legislativo en el control de emisiones con la caducidad del Protocolo de Kioto en 2012, el único mecanismo legalmente vinculante que existía. Aunque esta vez se ha aprobado sin la intervención de grandes emisiones, como Japón Canadá y Rusia, pero con un nuevo logro, pues quienes no se comprometen no obtienen ciertos derechos. Concretamente, aquellos países no adscritos no disfrutarán de los beneficios que tienen los que sí lo están, como por ejemplo de mecanismos de desarrollo limpio o de los mercados ambientales.

Sin concretar cómo conseguir ayudas

El acuerdo es una mesa con tres patas, podríamos decir, por lo que además del Protocolo de Kioto, se apoya en otras dos, como son las Acciones de Cooperación a Largo Plazo y la Plataforma de Durban.

En la cooperación, se planea conseguir cien mil millones de dólares anuales desde 2020 para ayudar a los países más pobres a afrontar el cambio climático, pero sigue sin concretarse cómo lograrlo.

Por último, el acuerdo de Doha insta a los países miembros del Protocolo de Kioto a revisar sus objetivos de reducción de emisiones para alcanzar una reducción del 25 al 40 por ciento, como muy tarde para 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *