La ganadería europea responsable del 9% de las emisiones de los GEI


Las emisiones de dióxido de carbono, causantes del cambio climático y del calentamiento global del planeta, no siempre proceden de fuentes consideradas contaminantes históricamente. Este fenómeno se ha estudiado desde hace un tiempo relativamente reciente y, a veces, podemos llegar a sorprendernos de algunos de los factores que contribuyen.

Es el caso de la cría de ganado. Según un estudio realizado por el Centro de Investigación Conjunta de la Comisión Europea (CE), el sector ganadero en Europa genera un 9,1% de los gases de efecto invernadero (GEI) de los 27 países que forman parte de la Unión Europa. Si sumamos a esto el hecho de que la mayor parte del sector ganadero, debido a los piensos artificiales que se usan, contamina los suelos sobre los que se asienta, se puede concluir que ser vegetariano es una actitud ecológica.

El citado informe ha calculado todas las emisiones que supone elaborar los principales productos de provienen de la ganadería, esto es, la carne, la leche y los huevos, y lo ha hecho de una forma pormenorizada, durante todas las fases de la cadena alimentaria, en todas las regiones y países de la Unión Europea. El estudio concluye que el porcentaje de emisiones de efecto invernadero que causa esta actividad en su conjunto alcanza un 12,8% del total de las emisiones de CO2 de la Unión Europea, siempre que se tenga en cuenta el uso de la tierra.

Por otra parte, el informe aclara que tales cifras son menores a las citadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Se refiere, en concreto, a un documento titulado “La larga sombra de la ganadería” que calculaba en un 18% el porcentaje que suponía esa actividad dentro de las emisiones globales de gases de efecto invernadero en Europa. Además, el porcentaje se refería a la relación con las estimaciones de emisiones globales.

Por último, el estudio señala que existe una enorme diferencia entre los diferentes países. Dentro de la UE, la ganadería varía dependiendo de las condiciones biofísicas o los valores culturales. Por ejemplo, el sector porcino en España o el bovino en Irlanda son muy particulares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *