La gestión del uso del suelo, clave para la reducción de emisiones

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los ministros europeos de Medio Ambiente discuten una propuesta sobre una gestión de la tierra y de los bosques encaminada a reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2). Puede ser una de las medidas para que la Unión Europea (UE) logre su objetivo de mitigación del cambio climático.

El mecanismo que debatirán los ministros es conocido como LULUCF (Land Use, Land-Use Change and Forestry o uso del suelo, cambios en el uso del suelo y silvicultura). Las actividades en el sector LULUCF pueden proporcionar una manera rentable de compensación de las emisiones, ya sea mediante el aumento de la absorción de gases de efecto invernadero de la atmósfera, por ejemplo, mediante la plantación de árboles o la gestión de los bosques, o mediante la reducción de las emisiones, por ejemplo, con el control de la deforestación.

Estos sistema también tienen desventajas. En especial, es difícil calcular cuánta cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) se absorben, así como las emisiones que resultan de las actividades de LULUCF. Por otra parte, los gases de efecto invernadero puede liberarse sin responsabilidad del hombre, por un tronco dañado, destruido por un incendio forestal o por una enfermedad.

En todo caso, es importante que se fijen unas normas al respecto en el ámbito europeo, de modo que se favorezca o se penalice, según el caso, las políticas de los Estados miembros. En definitiva, la cantidad de dióxido de carbono (CO2) que se absorbe o se emite depende también de la gestión de los suelos. En el caso de España, por ejemplo, una buena gestión, mediante reforestación de bosques o fomento de ciertos cultivos, podría reducir en, aproximadamente, un 2 o un 3% esas emisiones.

La UE se ha fijado como objetivo para 2020 rebajar las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20% con respecto a los niveles de 1990. Algunos países, expertos y organizaciones ecologistas piden que se llegue al 30%.

La Presidencia danesa, por otra parte, informará a los ministros sobre los progresos en la aplicación del plan propuesto por la Comisión Europea para lograr una economía europea competitiva con poca dependencia del carbón en 2050.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *