La importancia de las flotas corporativas en la reducción de gases contaminantes

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Muchos trabajadores tienen la ventaja de disponer de un coche de empresa. Y es a ésta a la que le corresponde facilitar a sus empleados coches más eficientes y menos contaminantes. El porcentaje en que se reducirían las emisiones de dióxido de carbono es esencial para la lucha contra el cambio climático.

Por suerte, las empresas se han percatado de ello (aunque sea, sospecho, más por ahorrar dinero que por respeto al medio ambiente) y el 47% de las compañías españolas está poniendo en marcha medidas para reducir el consumo de combustible de los vehículos de su flota corporativa. Además, tratan de optimizar los gastos de movilidad de sus empleados. Estos datos se desprenden de un estudio realizado por el Observador del Vehículo de Empresa promovido por la compañía de alquiler de coches Arval.

El informe pone de manifiesto que estas medidas de ahorro se producen a causa del elevado precio del petróleo y de la previsión de nuevas subidas, y no por respeto al medio ambiente, como sospechábamos. Pero, aunque sea por establecer medidas de reducción de costes en relación con sus flotas de vehículos, la acción es de agradecer.

El estudio refleja, además, que las grandes compañías son más conscientes que las medianas y pequeñas empresas de los beneficios que se derivan del control del consumo de combustible sobre sus resultados, ya que este aspecto representa aproximadamente el 30% del coste total de la flota. Así mismo, y como forma de controlar el gasto de los empleados, el Observador del Vehículo de Empresa señala que el 43% de las empresas españolas opta por facilitar una tarjeta de pago a sus trabajadores para que se ajusten a una cantidad determinada previamente para gastos en peajes y gasolina. En otras palabras, para que controlen sus gastos a cuenta de la empresa.

Es importante señalar que, según este estudio, un 41% de las empresas de España está implementando herramientas para el control de las emisiones de dióxido de carbono de sus vehículos, mientras que el 38% utiliza sistemas de navegación para optimizar las rutas diarias y gastar menos combustible, además de contaminar menos.

Por último, un tercio de las empresas españolas hace un seguimiento de la forma de conducir de sus empleados con la idea de corregir conductas inadecuadas al volante. A este respecto, un 28% se decantan por medidas menos severas, como la transmisión de la información a bordo por parte del conductor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *