La sequía causa en Somalia la peor crisis humanitaria del momento

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La sequía que sufre Somalia ha llegado a un punto en el que diez millones de personas necesitan ayuda urgente para seguir con vida. Según las Naciones Unidas (ONU), en la actualidad, Somalia vive el peor desastre humanitario del planeta. Se ha formado el mayor campamento de refugiados de todo el mundo, Dadaab,. Para llegar hasta allí, muchas personas ponen en riesgo su vida durante días. Una madre somalí perdió a tres de sus hijos durante una caminata de 35 días antes de llegar al campamento.

El campamento de Dadaab, en Kenia, tiene decenas de miles de recién llegados, la mayoría provenientes de la amplia zona afectada por la sequía: Somalia, Etiopía y la propia Kenia. Más de 380.000 damnificados viven actualmente en el campamento y otros miles más llegan allí cada semana. Antonio Guterra, director del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), ha hecho un llamamiento global para que todos los países otorguen su ayuda.

Son las personas más pobres y más vulnerables del mundo. El campamento fue diseñado para acoger a 90.000 personas. Ahora viven en Dadaab cerca de 400.000 personas. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) estima que más de dos millones de niños están desnutridos y necesitan de ayuda urgente para salvar sus vidas.

El Reino Unido, a través del Programa Mundial de Alimentos, proporcionará víveres a 1.300.000 personas en Etiopía. Una docena de ONG ha lanzado un llamamiento para recaudar ayuda a los más de diez millones de personas amenazadas por la sequía en el Cuerno de África. Otros campamentos, como el de Dollo Ado, en Etiopía, también están sobrepasados por las circunstancias.

Las tasas de mortalidad que se están produciendo son tres veces el nivel de los topes de emergencia. El nivel de desnutrición de los niños que llegan a los campamentos es de un 50%. Eso es suficiente para explicar por qué es inevitable una tasa de mortalidad tan alta. Durante la primera semana de julio, se produjeron 58 muertes en los campamentos.

Para evitar el flujo masivo de refugiados, el grupo islamista somalí Al Shabab, que controla el país excepto la capital, ha creado un gran campo de refugiados para las víctimas de la sequía en las afueras de Mogadiscio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *