Lo que no hacen los gobiernos, lo pueden hacer las empresas


La Cumbre de Durban fue un fracaso. Pero un fracaso de los políticos. Que ellos fueran incapaces de llegar a un acuerdo no significa que el resto de la sociedad nos quedemos mirando cómo el cambio climático sigue su curso y el planeta se convierte en inhabitable. Así, desde los ámbitos personal y empresarial se pueden tomar medidas que busquen la mitigación del calentamiento global.

Es lo que trata de impulsar la Fundación Entorno, que ha logrado, además, el apoyo y la participación de dieciséis grandes empresas y ha publicado el documento Cómo convertir la huella de carbono en un activo de mercado. En esta guía se ofrece una visión a medio y largo plazo sobre cómo convertir la huella de carbono en un factor clave para los mercados. Por otra parte, se quiere dinamizar un debate sobre cómo abordar las actuaciones más urgentes en el peliagudo asunto.

Así, muchas empresas están decididas a gestionar sus emisiones sin esperar el acuerdo de los gobiernos. Se trata de desarrollar soluciones bajas en carbono e invertir en tecnologías que permitan disminuir el CO2 asociado a la generación de energía. En el documento, han participado expertos de las empresas Cemez, Cosentino, FYM Italcementi Group, Indra, Michelin, Gamesa, Ence, Holcim, Elcogas, Consum, Metro de Madrid, Endesa, Red Eléctrica de España, OHL, Roca y Solvay y han dado su punto de vista sobre la forma en que el propio mercado podría depurar responsabilidades frente al cambio climático.

La mayoría de los españoles (y la mayoría de ciudadanos del mundo) están preocupados por el cambio climático y son conscientes de que es necesario un cambio en el modo de vida. Pero, ¿quién está realmente dispuesto a llevar a cabo ese sacrificio?

La economía europea se ha construido durante décadas basándose en una utilización intensiva de los recursos naturales. La propia Comisión Europea reclama un cambio a gran escala para alcanzar una economía basada en un uso eficaz de los recursos. El desafío es utilizar menos recursos para alcanzar el mismo nivel de bienestar y crecimiento económico

Otro reto es conseguir una verdadera implicación ciudadana en la lucha contra el cambio climático. Es un problema de todos, no sólo de las empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *