Los glaciares continúan perdiendo hielo (a pesar de excepciones como La Maladeta)


El Centro Mundial de Monitorización de Glaciares (WGMS, World Glacier Monitoring Service) ha informado de los valores del balance preliminar de masa de los glaciares en todo el mundo para el pasado año 2010. De estos datos se desprenden algunas informaciones que pueden resultar sorprendentes, como que el glaciar del Pirineo La Maladeta ha aumentado en 259 milímetros de agua equivalente (mmae), lo que equivale a un aumento en el espesor de hielo de 28 centímetros.

Este aumento rompe una clara tendencia de pérdida de masa del glaciar desde hace ocho años. Se lleva observando La Maladeta 19 años. En catorce de ellos, los datos han arrojado pérdida de masa. En total, desde que comenzaron las mediciones, en 1991, ha perdido más de 12 metros de espesor. El año con más hielo fundido fue 2006, con 1.783 mmae, mientras que el año que más masa ganó fue 1986, con 511 mmae.

El balance de masa promedio de los glaciares, en todo el planeta, con series de observaciones disponibles a largo plazo en diferentes lugares del mundo, continúa descendiendo. Las cifras muestran una reducción del espesor de 0,83 metros de agua equivalente durante el año hidrológico de 2010.

Los nuevos datos mantienen la tendencia global de una fuerte pérdida de hielo durante las pasadas décadas. El espesor promedio de los 37 glaciares de referencia muestra una pérdida de 15 metros de agua equivalente desde 1980.

Así, el dato concreto del espesor de hielo en el glaciar La Maladeta puede parece una buena noticia, casi un cambio de tendencia. Pero no nos dejemos llevar por el optimismo. A nivel global, la situación de los glaciares continúa empeorando año tras año, algo que pone en riesgo el suministro de agua potable de muchas zonas densamente pobladas y afectará a zonas costeras por el aumento en el nivel del mar.

El deshielo de los glaciares sigue siendo uno de los grandes problemas que está produciendo el calentamiento global. La situación de La Maladeta es un pequeño espejismo dentro del desierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *