Los glaciares de los Alpes disminuyen de tamaño

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los glaciares de ambos hemisferios están retrocediendo a una velocidad que ni las previsiones más pesimistas realizadas hace unos años podían prever. El calentamiento global es mucho peor de lo que imaginaron los científicos más alarmistas del siglo XX, que, entonces, a menudo, fueron acusados de preocupar inútilmente a la gente.

La tendencia se ha confirmado recientemente por parte de investigadores de la Universidad de Saboya (Francia). Y no se refieren a los lejanos casquetes polares o los glaciares más cercanos a los polos, como pueden ser los de Escandinavia, Argentina o Chile, sino que el fenómeno está ocurriendo en el corazón de Europa, no muy lejos del pico Mont Blanc, la montaña más elevada de la Europa Occidental, en los Alpes.

Según este estudio elaborado por expertos de la Universidad de Saboya, los glaciares de los Alpes Franceses han perdido en cuarenta años una cuarta parte de su extensión. A finales de la década de los sesenta y principios de los sesenta del siglo pasado, los glaciares cubrían el Mont Blanc, así como las principales montañas europeas. con 375 kilómetros cuadrados de nieves perennes. Pero, a fines del año 2000, esta zona había perdido 100 kilómetros cuadrados de glaciar, afectando a las montañas de Suiza, Austria, Eslovenia, Alemania, Francia e Italia.

Los contornos de los glaciares en su estado actual han sido delineados, marcados, por el equipo de investigación de la citada universidad francesa. La pérdida de hielo de algunos glaciares se puede comprobar a simple vista, sin complicados cálculos, ni dispositivos de última tecnología: hace décadas, llegaban hasta el fondo del valle y, ahora, los glaciares se quedan a medio camino, en la ladera de la montaña.

Los científicos no dudan de lo que está produciendo la reducción de los glaciares: el calentamiento global. Más calor en verano, lo que produce que se pierda más hielo en el glaciar, que no es compensado por más precipitaciones en el periodo invernal.

Pero ahí no acaba el problema, ya que los glaciares de los Alpes son grandes reservas de agua potable, reservas que también están disminuyendo. Además, se pueden producir bolsas de agua que, si explotan, causarán inundaciones y deslizamientos de tierra. Las poblaciones que se encuentran en la falda de las montaña peligran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *