Los incendios cada vez serán más dañinos en el Mediterráneo


Greenpeace ha advertido del aumento de la intensidad y virulencia de los incendios forestales debido al cambio climático. Y se ha referido a los fuegos aún activos en la Comunidad Valenciana, en España, que confirman las peores previsiones. En una nota de prensa, la organización ambientalista afirma que la situación forma parte de los escenarios previstos por la comunidad científica para la región mediterránea.

Según los expertos del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático), la zona mediterránea será una de las zonas más vulnerables del planeta ante los efectos del cambio climático. Greenpeace también ha señalado la ola de calor de los últimos días, que ha batido récords de temperatura máxima para el mes de junio en algunas capitales, y se ha superado la barrera de los 40 ºC en el sur y el sureste de la Península Ibérica.

Estas temperaturas extremas, apuntan desde la organización, se suman a otros fenómenos climáticos vividos durante 2012 y, más allá, durante la pasada década, todos causados por el cambio climático.

A todo ello hay que añadir el abandono rural y la falta de gestión de las masas forestales, así como una mayor interacción entre el mundo rural y urbano (urbanizaciones, actividades en la naturaleza, infraestructuras eléctricas, etc.) y la persistencia de las causas históricas (negligencias, accidentes, rayos, incendios intencionados) que provocan los incendios forestales.

En el año 2009, Greenpeace publicó un informe sobre los incendios titulado Un futuro en llamas. El cambio climático y la evolución de los incendios forestales en España, en el que señalaba que los grandes incendios forestales (los superiores a 500 hectáreas) suponían cada vez un mayor porcentaje de la superficie total quemada cada año en España. Así, hay adaptar los ecosistemas a esta nueva realidad y tenerla en cuenta en la planificación forestal y la política de extinción de incendios. Además, se debe gestionar adecuadamente la biomasa y dar continuidad a este tipo de combustible.

Los diversos incendios que se han declarado en los últimos días en el Valle de Ayora, la Hoya de Buñol y las inmediaciones de Andilla, todos ellos en Valencia, han afectado a nueve municipios y obligado al desalojo de casi un millar de personas. Más de 20.000 hectáreas de superficie forestal han resultado calcinadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *