Malas noticias para los alérgicos al polen


El problema del cambio climático es que sus efectos son como una bola de nieve en caída libre por una montaña. Un cambio en las flores afecta a los insectos. Un cambio en los insectos afecta a los pájaros. Y así, hasta llegar al mayor depredador, el ser humano. Todo el medio ambiente resulta, a la larga, dañado.

Un nuevo estudio ha descubierto que el calentamiento global está alargando la duración de la estación de polen de las ambrosías, una planta que crece normalmente en regiones llanas, poco húmedas y arenosas, tanto en América como en Europa. Al alargarse este ciclo, es bastante probable que se acentúen y prolonguen en el tiempo los síntomas de la fiebre del heno, sufrida por millones de personas en todo el mundo.

Este estudio ha sido elaborado por el Servicio de Investigación Agrícola del Departamento de Agricultura de Estados Unidos. El trabajo se ha publicado en la edición digital de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). Los científicos, dirigidos por Lewis Ziska, analizaron las cantidades de polen de ambrosías de ocho estaciones en un corte transversal de sur a norte, desde Texas, en Estados Unidos, hasta Saskatoon, en Canadá, y durante un periodo de quince años.

El estudio demuestra que la estación del polen de este tipo de plantas se ha alargado a causa de un aumento del número de días sin heladas y de un retraso en el momento en el que se produce la primera helada del otoño.

Los investigadores han informado de que esta tendencia es mucho más palpable en el norte del continente, algo que concuerda con las estimaciones del Panel Intergubernamental de Cambio Climático, que señalan que el cambio climático aumentará las temperaturas en mayor medida en latitudes más altas.

Este estudio ilustra, como tantos otros, una conexión entre el aumento de unos pocos grados en las mediciones globales de temperatura y las consecuencias sobre la naturaleza. Quizá pensemos que un par de grados más de temperatura no sea preocupante, pero, viendo las repercusiones finales, que afectan cada vez más a nuestra calidad de vida, es para comenzar a tomarse bien en serio el problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *