Más precipitaciones fuertes e inundaciones


Los gases de efecto invernadero que provoca la actividad humana han aumentado de forma significativa la probabilidad de precipitaciones fuertes, así como el riesgo de inundaciones, según dos estudios, uno de ellos de la Universidad de Victoria de Canadá y otro de la ETH Zurich de Suiza. Ambos estudios han sido publicados en la revista Nature.

Ya se había comentado con anterioridad esta posibilidad, pero nunca se había elaborado un estudio al respecto. Por tanto, estos dos estudios suponen un importante avance en el mejor conocimiento del comportamiento del clima global.

El equipo de Francis Zwiers en Canadá estudió las lluvias entre 1951 y 1999 de las grandes zonas terrestres del hemisferio norte, es decir, Norteamérica y Eurasia (incluyendo India). Los resultados muestran que el aumento de los gases de efecto invernadero provocados por la actividad humana han contribuido a la intensificación observada en los episodios de fuertes precipitaciones encontrados en dos terceras partes de los datos analizados.

En el otro estudio citado, Pardeep Pall y su grupo de investigadores de Reino Unido observaron las inundaciones en dicho país entre octubre y noviembre de 2000, el que fue el otoño más húmedo en Inglaterra y Gales desde que se comenzaron a medir los registros en 1766. Los autores generaron varios miles de simulaciones estacionales de previsiones climáticas sobre ese otoño de 2000, desde condiciones realistas hasta un calentamiento global a gran escala.

Los resultados mostraron que las emisiones de gases de efecto invernadero de origen humano en el pasado siglo aumentaron el riesgo de inundaciones en Inglaterra y Gales. En algunos modelos, aumentaron en más de un 90%. En todo caso, los investigadores advierten de que su trabajo sólo se refiere a tipos de inundación similares a los de Reino Unido en 2000. Pero también sugieren que su marco de trabajo puede ser un buen método para evaluar cómo los factores externos podrían estar afectando a la probabilidad de otro tipo de episodios meteorológicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *