Métodos de las plantas para protegerse del frío


¿Como resisten las plantas la ola de frío? No pueden migrar como los animales o cubrirse con varias capas de ropa como los seres humanos, pero sí poseen otros mecanismos para sobrevivir. Algunas generan sustancias químicas que combaten el hielo mientras se forma, manteniendo el agua en estado líquido. Otras utilizan procesos biomecánicos para librarse de la mayor parte del agua de sus células y evitar así que la congelación. Son técnicas que les permiten seguir con vida.

Cada planta tiene su propia estrategia. Hay diferentes sustancias en las células que se pueden usar para ello. Pueden ser los azúcares o las sales. Su funcionamiento no es muy distinto de los anticongelantes que se usan para los motores de los coches. Las células se protegen para no congelarse por completo. De ser así, la planta puede llegar a morir.

Algunas especies florecen antes y tienen más posibilidades, por tanto, de que una ola de frío las coja por sorpresa. Los jardineros conocen bien este problema y, en ocasiones, tapan la planta con un plástico transparente para que, por la noche, la temperatura de la planta no baje de cero grados centígrados.

Algunas plantas no pueden resistir las bajas temperaturas del crudo invierno que se está viviendo en Europa. En especial, los cactus. En ese caso, sólo si están dentro de un invernadero, sobrevivirán. En el Jardín Botánico de Berlín, por ejemplo, hay un espectacular invernadero que alberga diferentes tipos de cactus durante todo el año.

Otros árboles, como algunas especies de avellano, están preparados para florecer durante el invierno. Así, se pueden ver las flores en los árboles y, al mismo tiempo, nieve en la tierra. El avellano de bruja (en la imagen), por ejemplo, es uno de estos árboles de invierno. Además, sus frutos tienen propiedades astringentes y sirve para la estimulación de la circulación de la sangre, por lo que sirve para curar problemas como hemorroides, varices, flebitis, hemorragias y el dolor de piernas, siempre que sea causado por una deficiente circulación de la sangre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *