Nucleares y carbón, problemas para el Gobierno español

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Una de cal y otra de arena. Promesas de más seguridad en las centrales nucleares, pero dependencia energética del carbón. Así es la contradictoria política energética del Gobierno español. Toda Europa se replantea el uso de la energía nuclear después del accidente ocurrido en al central de Fukushima tras el tsunami ocurrido en Jaṕon, pero, no sólo España, sino también otros países europeos que aún tienen minas de carbón en funcionamiento, piden una moratoria de las ayudas de la Unión Europea a este tipo de combustible.

El carbón es un combustible finito y responsable, además, de emisiones causantes del cambio climático. Si las centrales nucleares no son seguras, la solución no pasa por seguir usando carbón (o petróleo o gas). Sólo hay un respuesta a la crisis energética y al calentamiento global: las energías limpias y renovables.

El ministro de Industria de España, Miguel Sebastián, ha afirmado que las centrales nucleares que no aprueben los test de estrés que se realizarán durante este año y que comprobarán su grado de resistencia ante catástrofes naturales, como terremotos o tsunamis (¿alguna vez se ha producido un maremoto en España?), o a atentados terroristas, tendrán que cerrar. Pero también ha pedido a los máximos responsables de la Unión Europea que reconsideren su decisión de suprimir las ayudas públicas al carbón después de 2018. A esta solicitud se han unido Polonia, Lituania y Rumania. Para el ministro Sebastián, el carbón puede ser una alternativa si, finalmente, Europa deja de apostar por la energía nuclear. Quizá sea peor el remedio que la enfermedad.

En estas pruebas técnicas que se van a llevar a cabo en toda Europa, se analizarán variables como el riesgo de inundación, y pruebas de resistencia que tendrán muy en cuenta el funcionamiento de los sistemas auxiliares de refrigeración, precisamente el causante del fallo en la central de Fukushima. Como si los accidentes siempre se produjeran por la misma causa y en el mismo lugar de la central.

En España, además, hay un debate sobre dónde se van a ubicar el almacén temporal de residuos nucleares, una decisión que, seguramente, se tome con más calma. Aunque, hasta el momento, ninguna localidad ha retirado su candidatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *