Nueva amenaza climática para la Antártida

antartida
La Antártida es una de las zonas del planeta que está en el punto de mira por los efectos del cambio climático. Y, ahora, se ha detectado una nueva amenaza relacionada con la mezcla de agua de mar congelada con fragmentos de la plataforma de hielo y nieve arrastrada por el viento. Esta sustancia actúa como si fuera un tapagrietas. En concreto, permite rellenar las fisuras de los hielos flotantes que rodean la Antártida. Sin embargo, está desapareciendo por la acción del cambio climático, lo que podría derivar en un incremento de icebergs.

La amenaza

La menor presencia de esta sustancia o bien su mayor finura ha sido identificada como una de las principales causas de los desprendimientos de grandes icebergs en la Antártida. El hallazgo ha sido realizado por investigadores de la Universidad de California Irving (UCI) y el Jet Propulsión Laboratory (JPL) de la NASA.

De este modo, se perfila como una nueva amenaza en esta zona porque esta sustancia actúa como un pegamento para fusionar grandes fisuras en el hielo flotante en la Antártida.

Los investigadores han observado su debilitamiento en el tiempo, lo que podría desencadenar en la apertura de fisuras. Esto se convertiría en una amenaza adicional de colapso para las plataformas de hielo flotantes de la Antártida.

antartida
El equipo investigador ha explicado que en los estudios de modelado que han realizado se constata que el adelgazamiento de esta sustancia es uno de los principales impulsores del colapso de la plataforma de hielo.

La circulación del agua del océano debajo de las plataformas de hielo y el calentamiento radiactivo desde arriba están deteriorando de forma gradual esta sustancia a lo largo de las décadas.

Nuevo vínculo

Este nuevo conocimiento sobre la dinámica de las gritas abre un vínculo previamente subestimado entre el cambio climático y la estabilidad de la plataforma de hielo. El adelgazamiento de la mezcla puede causar un rápido retroceso de las plataformas de hielo en la Antártida.

Para los investigadores, esto lleva a tener que reconsiderar las estimaciones sobre el momento y alcance del aumento desnivel del mar por la pérdida de hielo polar, ya que podría llegar antes y con una explosión mayor de la inicialmente prevista.

Artículos relacionados:

Desarrollan un sistema para predecir la concentración de isopreno en la Antártida

El cambio climático podría convertir a la Antártida en “zona verde”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.