Pide a Coca-Cola que respete el Ártico y a los osos polares

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Greenpeace Colombia, en el marco de una campaña internacional, ha denunciado la complicidad de la multinacional Coca-Cola con la destrucción del Ártico y la desaparición del oso polar, una de las especies más representativas de este hábitat natural.

La compañía de bebidas, a través de innumerables campañas de publicidad y programas de Responsabilidad Social, ha utilizado el oso polar como icono de la marca. Sin embargo, la realidad es bien distinta: la empresa contribuye a la destrucción del Ártico y a la desaparición, no sólo de dicha especie, sino de muchas otras especies de ese ecosistema.

Coca-Cola, mientras invierte grandes sumas a publicitar su compromiso con la preservación del ecosistema ártico y el oso polar, mantiene una vinculación con la petrolera Shell, principal amenaza de este ecosistema, a través de un contrato como socio estratégico por el que ambas compañías mantienen alianzas comerciales de alcance internacional.

Para Greenpeace, estas prácticas son una incoherencia (por no decir una hipocresía). La compañía ha hecho creer durante mucho tiempo a sus consumidores que quieren proteger al oso polar, pero, por otro lado, se asocia con compañías que tienen planes para destruir el Ártico. Desde Greenpeace, han pedido a Coca-Cola que rompa de inmediato sus relaciones con Shell y que condene públicamente cualquier tipo de exploración de petróleo en el Ártico.

Se puede apoyar esta campaña en una plataforma virtual que ha puesto en marcha Greenpeace. Con un cierto toque de humor, Papá Noel, otro icono robado por la marca, es quien hace este llamamiento a los ciudadanos desde la web www.papanoelvengador.com. Desde allí, cualquier persona tendrá la oportunidad de remitir sus reclamaciones a la dirección de Coca-Cola.

Shell es considerada la principal amenaza del Ártico. El gigante petrolero tiene planes de explotación en la región y pretende perforar cinco pozos en los hielos de los mares de Beaufort y Chukchi, al norte de Alaska. La perforación para extraer petróleo en este frágil ecosistema es extremadamente peligrosa. Un derrame sería imposible de contener y provocaría un desastre ambiental de consecuencias mucho mayores que las del derrame producido en el Golfo de México.

1 comentario

  1. Hola!
    Me gustaría saber que sucedió con esta iniciativa. Administro una página en la q trato de dar tips ecológicos y se me ocurrió la misma idea q a ustedes: q Coca cola debería apoyar a los osos polares, dado q ha explotado la imagen de estos animales por tanto, tanto tiempo. Pero creo q es mejor unir esfuerzos.
    Les agradecería me contactaran por ese medio. Gracias, Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *