Preocupante aumento de las emisiones de gases fluorados en la Unión Europea


Se emiten en cantidades infinitamente menores que el dióxido de carbono, pero el elevado potencial contaminante de los gases fluorados los convierte en realmente peligrosos y, para más drama, la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) ahora advierte del aumento de sus emisiones en la Unión Europea.

La capacidad contaminante de los gases fluorados, también conocidos como gases F, es varios miles de veces mayor que el del CO2, por lo que su menor nivel de emisiones con respecto a éste siempre ha de considerarse en relación a su tremendo poder de dañar el entorno. Por lo tanto, la advertencia de la AEMA es preocupante.

El intento de reducir la emisiones de gases fluorados del Reglamento europeo que los regula no está dando los resultados esperados, si bien exige a las empresas adoptar medidas que reduzcan las fugas de los equipos que los contengan y para recuperarlos una vez éste deje de utilizarse. Igualmente, se ordena evitar su uso en algunos casos. Este otoño, además, la Comisión Europea presentará una propuesta legislativa para mejorar su control.

En el reciente informe emitido al respecto por la AEMA, se presenta por primera vez la recopilación de los últimos datos de empresas que lo producen, venden, importan o exportan en la Unión Europea. Por cierto, su uso más habitual es muy variado, por ejemplo en equipo de refrigeración y aire acondicionado, en la fabricación de productos electrónicos o en ciertos aerosoles, espumas y sistemas de extinción de incendios.

La manera más eficaz de reducir sus emisiones, que no dañan la capa de ozono pero aumentan el calentamiento global de un modo terrible, no es otra que tirar de innovación pues, afortunadamente, ya existen alternativas viables a los gases fluorados. Entonces, la pregunta inmediata es: ¿Por qué no están prohibidos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *