Reducir las emisiones de la industria cerámica

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La Comisión Europea va a financiar un proyecto para disminuir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) durante el proceso de fabricación de la cerámica. El Instituto de Tecnología Cerámica Agustín Escardino (ITC) de la Universitat Jaume I de Castellón y la empresa de fabricación de baldosas cerámicas Azulev serán las responsables de llevar a cabo dicho proyecto de investigación, el proyecto Reducer.

El proyecto durará 18 meses y está financiado por el programa Sustainable Industry Low Carbon (SILC), que tiene como fin apoyar proyectos asociados a industrias que se vean afectadas por el comercio de emisiones de modo que puedan afrontar de la mejor manera los retos de una economía baja en carbono. Es una forma de aumentar su competitividad en el mercado.

Reducer buscará iniciativas centradas en la optimización del consumo energético de los equipos del proceso industrial de la fabricación de cerámica a través de acciones de ahorro energético en los equipos con mayor consumo de gas natural. El proceso de fabricación de baldosas cerámicas requiere un enorme consumo de energía térmica, que, mayoritariamente, se genera a través de la combustión de gas natural.

Este proceso de combustión tiene, lógicamente, como resultado la emisión a la atmósfera de dióxido de carbono, gas de efecto invernadero. Por tanto, es un proceso que contribuye al calentamiento global.

Beneficios para todo el sector


Azulev es una empresa española con sede en Castellón que se dedica a fabricar baldosas cerámicas. La Directiva 2003/87/CE establece un régimen para el comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero y la citada empresa debe cumplir con todas las obligaciones legales que derivan de la normativa europea.

A través del proyecto Reducer se pretende combinar el desarrollo de diversas técnicas que se implantarán en las instalaciones de la empresa Azulev, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y los costes energéticos y ambientales. El objetivo a medio plazo es que estas técnicas se transfieran a otras empresas con una problemática similar para que, finalmente, todo el sector se beneficie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *