Una bomba de metano bajo Siberia a punto de estallar


El metano es un gas de efecto invernadero 23 veces más potente que el dióxido de carbono. Este gas se encuentra, en grandes cantidades, atrapado bajo el suelo y los lagos congelados de Siberia. Pero ahora está saliendo a la superficie de forma peligrosa. No es nuevo que salga, pues, de hecho, está ocurriendo desde hace 10.000 años, época en la que se produjo la última glaciación, pero sí es nuevo que el hielo subterráneo se derrita más rápidamente a causa del calentamiento global y, por tanto, la emisión de metano también se acelere.

El científico Sergey Zimov ha demostrado que dentro del hielo siberiano hay burbujas de metano atrapadas. Si se rompiera el hielo con un cuchillo y se acerca una llama, ésta se vuelve azul a causa del metano. Así lo han comprobado algunos científicos, que calculan que hay 1.500 millones de toneladas de gas atrapados en el hielo del planeta. Si estas cifras son ciertas, el derretimiento del hielo puede convertirse en el motivo que más acelere el cambio climático.

La situación es más grave de lo que parece a simple vista. El hielo de algunas partes del planeta (como Siberia o Groenlandia) puede derretirse sólo con que suba unos grados la temperatura del planeta. Si esto se produce, aceleraría el calentamiento global y éste, a su vez, produciría el derretimiento de más hielo. Sería, pues, un ciclo climático imparable.

Un grupo de científicos llegó a estas conclusiones después de recorrer en barco el mar situado al norte de Rusia. Descubrieron enormes concentraciones de metano en algunas zonas a través de miles de kilómetros cuadrados de la plataforma continental siberiana. Son grandes burbujas que suben al exterior, a la atmósfera, y, en caso de que la concentración sea muy alta, liberan el metano que llevan dentro. Algunas teorías sostienen que el metano pudo ser el causante de la extinción de algunas especies en el pasado.

La cantidad de metano bajo el Ártico se calcula que supera al carbono almacenado en las reservas carboníferas de todo el mundo. En otras palabras, es una bomba climática a punto de estallar. (¿No se podría atrapar ese metano para generar energía?) Millones de toneladas de metano, según cálculos de Örjan Gustafsson, uno de los responsables de la expedición científica, que esperan unos pocos grados más de calor para salir masivamente a la atmósfera y alterar brutalmente el clima del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *