Unas 15.000 personas atrapadas por las inundaciones en Uttarakhand, centro de peregrinación de la India


Se han producido en el norte de la India graves inundaciones y deslizamientos de tierra asociados por las lluvias del monzón. Han muerto, al menos, 575 personas. Hay decenas de miles de aldeas en las que el agua ha destruido todo. Miles de personas se han quedado sin hogar.

El ejército ayuda en las labores de rescate: unos 12.000 soldados y más de 50 helicópteros de la Fuerza Aérea llevan alimentos, agua y suministros médicos a las personas que han quedado atrapadas por el agua en las estribaciones de la cordillera del Himalaya. Turistas y peregrinos han vivido un desastre en Uttarakhand, un lugar sagrado para los hindúes, donde había decenas de miles de personas que habían ido antes de la estación lluviosa, que se ha adelantado. El Gobierno indio lo ha declarado como desastre nacional.

Las inundaciones comenzaron hace casi una semana. Han sido las lluvias más potentes que se ha visto en sesenta años. Muchas casas y bloques de viviendas a orillas del Ganges, el río más largo de la India, han quedado derruidas por el torrente de agua y varios coches han sido arrastrados. Incluso algunos camiones y puentes.

Los ríos menos caudalosos también se desbordaron y han inundado las pequeñas carreteras de montaña, lo que hace imposible llegar a muchas zonas. El Gobierno ha rescatado, por el momento, más de 33.000 personas, pero 63.000 están desaparecidas, siendo 40.000 peregrinos. Están funcionando trenes especiales en las áreas devastadas para recoger a los supervivientes y llevarlos a casa o a un lugar seguro. Google ha ofrecido su herramienta de buscador de personas en hindi y en inglés para ayudar a localizar a los desaparecidos en Uttarakhand.

Inundaciones en Nepal


No se recuerda un desastre de tal magnitud en la zona del Himalaya. Algunos ciudadanos se quejan de que el Gobierno da prioridad a salvar a turistas y peregrinos hindúes. La coordinación de las labores de rescate no es buena. El ejército repara las carreteras y puentes para llegar a zonas remotas.

El primer ministro indio, Manmohan Singh, ha ofrecido 200.000 rupias (casi 2.000 euros) a las familias que hayan perdido a algún miembro, así como 50.000 rupias para los heridos. También ha prometido un fondo para las personas que han perdido su hogar.

En el país vecino, Nepal, también se han producido inundaciones y deslizamientos que han matado, al menos, a 39 personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *