¿Y si todos compensáramos nuestras emisiones?


A menudo se habla de lo que deben compensar empresas y gobiernos por emitir gases de efecto invernadero y contribuir al cambio climático. Pero, en realidad, todos en nuestra vida diaria emitimos carbono. En realidad, no se puede vivir sin emitir gases contaminantes. Pero sí se puede reducir la cantidad. Y también compensar esa cantidad de gases con proyectos que absorban carbono.

Se trataría de calcular cuánto dióxido de carbono (CO2) produce una persona en su vida diaria y hacer algo para compensar ese perjuicio contra el medio ambiente. Usar energía en casa emite, moverse en transporte emite (sólo si se usa una bicicleta o un vehículo eléctrico recargado con energías limpias no se emitiría), comiendo se emite, viviendo se emite.

Claro que hay acciones más contaminantes que otras. El carbono que emite un viaje en avión permanece en la estratosfera durante cientos de años.

Lo más sencillo, lo más práctico, es pagar a otros para que compensen en nuestro lugar. Cada vez hay más empresas que ofrecen esta posibilidad. Primero, calculan la huella de carbono, desde el consumo de electricidad diario a lo que pueden producir unas vacaciones.

Hay iniciativas interesantes, como EcoTweet, en proceso de definición, o Tree-Nation, una comunidad social gratuita dedicada a la lucha contra el cambio climático, la desertificación y la pobreza mediante la plantación de árboles. Los árboles absorben dióxido de carbono y es la forma más natural y sostenible de compensar.

Lo que ocurre es que, en este tipo de proyectos, se plantan árboles muy lejos de la gente que quiere compensar. Contamino en España y compenso en Uganda, por poner un ejemplo. En otras palabras, no se ven los proyectos. En este sentido, el proyecto Huella Cero cuenta con un aliciente extra: los proyectos son cercanos, se pueden ver, se puede comprobar cómo crecen los árboles y absorben CO2.

Pro último, se pueden señalar las iniciativas como el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea, un sistema de intercambio y fijación de máximos empleado actualmente por más de 10.000 productores de energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *