Airbus e Iberia contra la tasa de emisiones a la aviación

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Las aerolíneas y los Gobiernos chino, ruso y estadounidense no son los únicos que están contra la tasa sobre el dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero que ha implantado la Unión Europea para los vuelos que salgan desde o lleguen al territorio europeo. Las compañías Airbus e Iberia tampoco quieren pagar esa tasa que grava las emisiones. Han sido sus respectivos presidentes, Tom Enders y Antonio Vázquez, los que han mandado una carta al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, pidiéndole que actúe para retirar o modificar la ley.

Según la carta, la situación está empezando a ser insostenible para la industria europea de aviación. Y no puede faltar, claro, la cita a la crisis económica. Precisamente al actual es el peor momento.

Los presidentes de ambas compañías defienden su gestión, con la que apoyan una reducción del impacto ambiental del sector de la aviación, así como los mecanismos de mercado como el comercio de emisiones. Así, consideran injusto que tanto el Gobierno español, como la Comisión Europea y el Parlamento Europeo “amenacen” con potenciales medidas contra la industria europea de aviación como reacción al Sistema de Comercio de Emisiones europeo.

Según su opinión, este nuevo sistema puede hacer que algunos países (principalmente, los citados más arriba) que se oponen a él, apliquen medidas de represalia. Hace unas semanas, el consejero delegado de EADS, Louis Gallois, señaló que China había dejado en suspenso un pedido por valor de 12.000 millones de dólares, lo que destruirá más de 1.000 empleos de Airbus en Europa y al menos otros 1.000 en su cadena de suministro.

Los directivos del sector aeronáutico creen que este tipo de actitud no será un caso aislado y se extenderá, se cancelarán pedidos y contagiará a otros mercados. En definitiva, quieren que Rajoy lleve el tema a nivel de Consejo Europeo para que se revise la normativa.

Ambos presidentes defienden la solución global como única salida al problema de las emisiones de la aviación. O todos o ninguno, vienen a decir. Lo malo es que entonces ya sabemos lo que va a pasar: ninguno. Y el cambio climático seguirá su curso tan rápido como siempre. O aún más rápido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *