Ayudar a combatir el cambio climático y la pobreza


La organización Ecoedes y la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo) están llevando a cabo una iniciativa cuanto menos original para concienciar sobre el cambio climático y sus repercusiones en los países más pobres. Dos retos a los que habrá que enfrentarse durante los próximos años y que estarán, además, cada vez más relacionados entre sí.

Se trata de una aplicación disponible en la red, que informa del asunto y permite participar en una manifestación virtual. En definitiva, se pide a los gobiernos que se comprometan a reducir sus emisiones de dióxido de carbono para frenar el calentamiento global y, también, que destinen fondos adicionales para ayudar a los países en desarrollo para frenar el cambio climático y combatir la pobreza.

La página web se presenta con un mapa del mundo y ruido de denso tráfico, como uno de los mayores causantes del cambio climático. En este sentido, los países del norte, los países ricos, son los que más han contribuido, hasta ahora, con sus emisiones, al problema global. Sin embargo, son los países en desarrollo y los países más pobres los más vulnerables a los efectos devastadores del cambio climático, como son las sequías, los ciclones, las inundaciones, etc. Además, estos países son los que tienen menos recursos, tanto materiales como humanos, para afrontar el problema.

La conclusión a todo ello es que, si queremos mitigar de una forma efectiva los efectos del cambio climático, los países industrializados del norte deben ayudar a los países empobrecidos para que consigan un desarrollo sostenible fomentando el uso de tecnologías limpias y la recuperación y la conservación de sus masas forestales. Por el bien de todos, por el bien del planeta.

En la web, de manera virtual y, al mismo tiempo, muy visual, se puede jugar a promover proyectos para una economía sostenible en diferentes países: desde el desarrollo de energías limpias, hasta planes de movilidad sostenible, proyectos de reciclaje, reforestación o eficiencia energética. Un planeta con malos humos que podemos cambiar entre todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *