Cómo lograr que el aumento de la temperatura del planeta no supere los 2 ºC


Los científicos advierten de que un aumento de la temperatura media de la Tierra de 2 ºC sería catastrófico, llegando a un punto de no retorno, a partir del cual sería imposible volver a una situación climática como la actual. Una de las últimas previsiones es muy pesimista en este sentido, pues no prevé dicho aumento, sino uno mucho mayor: 6 ºC más.

Pero son previsiones, al fin y al cabo. En otras palabras, es un futuro que aún no se ha cumplido. Estamos a tiempo de cambiarlo (aunque parece que no muy dispuestos). ¿Se puede mantener el aumento de la temperatura del planeta en ese margen de 2 ºC? Sí, siempre que la humanidad sepa reducir sus emisiones, sobre todo, en tres sectores: construcción, transporte y silvicultura.

Según un informe coordinado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Fundación Europea para el Clima, que se ha presentado antes del comienzo de la reunión de sobre el Cambio Climático que se celebra en Doha, los niveles de las emisiones de gases de efecto invernadero son un 14% superiores a los que se preveía para 2020. Es especialmente problemático el aumento de dióxido de carbono (CO2), que no sólo no ha disminuido, sino que ha aumentado en un 20% desde el año 2000.

Si no se toman medida sin más dilación, según el informe, las emisiones llegarán hasta las 58 gigatoneladas (Gt) en ocho años. En el informe han participado 55 científicos de más de veinte países.

Hasta aquí, la parte pesimista. Ahora bien, queda la optimista: estamos a tiempo. Aún se pueden reducir las emisiones con la tecnología con la que contamos. Se están tomando medidas en diversos ámbitos (desde la eficiencia energética en edificios hasta la inversión en reforestación y gestión de bosques o en energías renovables) que están dando sus frutos. Sólo que no es suficiente. Hay que acelerar la implantación de estas medidas si no queremos que lo que se acelere sea el calentamiento global.

En el informe, se ha calculado cuánta cantidad de carbono se puede ahorrar en cada sector:

  • Mejora de eficiencia energética: reducciones de entre 1,5 y 4,6 Gt de carbono equivalente (CO2eq)
  • Agricultura: de 1,1 a 4,3 Gt CO2eq
  • Silvicultura: de 1,3 a 4,2 Gt CO2eq
  • Electricidad: de 2,2 a 3,9 Gt CO2eq
  • Construcción: de 1,4 a 2,9 Gt CO2eq
  • Transporte (incluye marítimo y aéreo): de 1,7 a 2,5 Gt CO2eq
  • Desechos: en torno a 0,8 Gt CO2eq

Construcción

El informe señala algunos sectores en los que las medidas tienen un enorme potencial a largo plazo. Es el caso de la eficiencia energética de edificios, que podría lograr reducciones medias de alrededor de 2,1 Gt para 2020, pero, en 2050, llegarían a las 9 Gt de CO2 equivalente. En otras palabras, en 2050, el sector de la construcción podría consumir un 30% menos de electricidad que en 2005.

Se conseguirá si se imponen códigos de edificación modernos en todas las grandes economías: Estados Unidos, la India, China y la Unión Europea.

En este sentido, tendrá mucha importancia la eficiencia de los dispositivos electrónicos y de las luces. Gracias a medidas que impulsan esta eficiencia, en Japón y en la Unión Europea se ha logrado un descenso del consumo eléctrico en los hogares del 11% y el 16%, respectivamente.

Transporte

En el sector del transporte se pueden obtener reducciones de las emisiones de 2 Gt de CO2 equivalente antes de 2020. Se recomiendan políticas y medidas que se basen en el principio de “evitar,cambiar y mejorar”, impulsando un transporte más sostenible, un mayor uso del transporte público, la bicicleta o los desplazamientos a pie.

También será esencial mejorar el uso del transporte de mercancías por ferrocarril y las vías navegables interiores.

Silvicultura

Antes que reforestar, se deben concentrar los esfuerzos en evitar la deforestación, una medida mucho más barata y fácil de llevar a cabo. Es indispensable conservar las selvas y bosques del planeta para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Tan sólo hay que crear áreas protegidas, parques nacionales, pero completando la medida con incentivos económicos (impuestos, subvenciones, pago por los servicios de los ecosistemas). Costa Rica es un modelo a seguir en este ámbito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *