El cambio climático amenazará al 58% de los vertebrados y plantas en las áreas protegidas de Europa

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Hacia el año 2080, el 58% de las especies de vertebrados terrestres y de plantas presentes en Europa podría perder las condiciones climáticas para subsistir en las áreas protegidas de cada país. Al mismo tiempo, estas pérdidas podrían afectar al 63% de las especies incluidas dentro de la red de conservación europea Natura 2000. Éstas y otras conclusiones se desprenden de un estudio coordinado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el que se analiza la eficacia de las políticas de conservación en el 75% de los vertebrados terrestres y el 10% de las plantas del continente europeo. El trabajo aparece publicado en el último número de Ecology Letters.

Europa posee la red de conservación más extensa del mundo. Además de las áreas protegidas que designa cada país, la Unión Europea creó la red Natura 2000 para asegurar la supervivencia de la biodiversidad a largo plazo. Tal y como indica el estudio, esta red abarca 27.661 zonas, es decir, 117 millones de hectáreas que suponen el 17% de la superficie de los 27 países que integran la Unión Europea.

Los científicos han estudiado la potencial distribución de 1.883 especies (585 vertebrados terrestres y 1.298 plantas de Europa), en función de varios modelos climáticos y han observado que las áreas protegidas conservan mejor las especies frente a los efectos del cambio climático. Sin embargo, la red Natura 2000 es más vulnerable y podría perder más especies, según ha explicado el investigador del CSIC en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, Miguel Araújo, principal autor de este estudio.

Si las zonas de conservación designadas por cada país son más efectivas es porque suelen situarse en zonas montañosas, que actúan como una suerte de refugios climáticos. En la red Natura 2000, en cambio, las especies son más vulnerables porque viven en llanuras, lugares en que los efectos causados por el clima se intensifican.

El trabajo confirma que Europa sufrirá serios impactos, especialmente en el sur. No obstante, en Escandinavia y en las zonas de alta montaña como los Alpes, los Pirineos o los Cárpatos, los efectos, aunque se producirán, se notarán menos. Araújo explica que “las especies repartidas ampliamente por toda Europa se beneficiarán de la subida de las temperaturas, pero las que toleran el frío y que viven en zonas del norte y en altitudes altas deberán hacer frente a grandes amenazas en el futuro”.

Cambios en la red Natura 2000

La primera consecuencia que puede implicar este estudio es que se vuelvan a clasificar las áreas de conservación que ya existen y designar nuevas zonas, ya que se está comprobando que la protección actual no es suficiente. También sugiere mejorar los mecanismos de gestión integrada del paisaje para facilitar el desplazamiento de las especies entre las distintas áreas de conservación. Facilitar las migraciones de los animales, en otras palabras.

“Hasta ahora se ha pensado que el éxito en las estrategias de conservación implicaba aislar las áreas protegidas de posibles amenazas. No obstante, para que sean efectivas, deben mitigar los impactos del cambio climático, además de conseguir una gestión sostenible de los hábitats y ecosistemas”, ha concluido Araújo. Según el investigador del CSIC, otras posibles acciones deberían incluir medidas de adaptación al cambio climático con un margen de entre veinte y cincuenta años, dependiendo de la velocidad de las transformaciones en cada ecosistema.

La red Natura 2000 es una red ecológica europea de áreas de conservación de la biodiversidad. Consta de Zonas Especiales de Conservación designadas de acuerdo con la Directiva Hábitat así como de Zonas de Especial Protección para las Aves establecidas en virtud de la Directiva Aves. Es el principal instrumento para la conservación de la naturaleza en la Unión Europea. Un sistema que requiere muchos esfuerzos y dinero y que, si no se detiene el cambio climático, servirá de muy poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *