El cambio climático empeora las epidemias de la gripe


En Estados Unidos, la gripe se ha adelantado, lo mismo que ya ocurrió con la primavera, y en ambos casos el cambio climático estaría detrás de estas transformaciones detectadas por los científicos y al mismo tiempo estudiadas con gran interés.

En lo que respecta a la gripe, una investigación de la Universidad Estatal de Arizona, en Tempe, concluye que hay indicios suficientes para afirmar que el cambio climático puede influir a la hora de marcar el inicio y duración de la temporada de gripe.

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades del país, la gripe sigue en pleno apogeo en 38 estados, a lo que hemos de sumar que la epidemia fue madrugadora en sus primeros casos, lo que hizo que muchas personas que querían vacunarse no pudieran hacerlo por no haber comenzado el brote.

Según los datos manejados por el estudio, desde 1997 tras los inviernos cálidos suelen producirse brotes de gripe severa y temprana. Y, justamente, el invierno pasado fue uno de los más cálidos registrados, por lo que la temporada de gripe actual es también es de las más graves, concluye el estudio.

Menos personas inmunizadas

Por lo tanto, la conclusión general es la siguiente: los inviernos cálidos generalmente vienen seguidos por temporadas de gripe muy duras. “Durante inviernos templados, la gripe es menos transmisible, por lo que pocas personas pueden cogerlo, lo que deja sin inmunidad a un buen porcentaje de la población de cara a la próxima temporada”, explican los científicos.


Al mismo tiempo, también hay menos personas que deciden vacunarse, pues la gripe no es algo que la gente perciba como una amenaza, agravándose dicho fenómeno.

La investigación apunta que las conclusiones se circunscriben a Estados Unidos, por lo que se desconoce si éstas serían válidas para otros lugares del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *