El cambio climático permite las rutas de navegación por el Ártico


El deshielo producido por el cambio climático ha abierto los dos pasos navegables del Ártico. La reducción de la capa helada de la región ártica, que impide navegar a los barcos y, en muchos casos, hace necesario que transiten rompehielos, se encuentra en un nivel que los expertos preveían para dentro de varios años.

Existen dos grandes rutas de navegación en el Ártico, la que bordea Rusia y la que sigue las costas de Canadá y Alaska. Ambas se encuentran en la actualidad abiertas, según se puede ver en los satélites de la ESA (Agencia Europea del Espacio). El primero se conoce como paso del noreste y, normalmente, es transitable para los grandes barcos desde mediados de agosto; en el otro paso, el americano, también parece navegable por su ruta más directa.

Desde que comenzó la observación vía satélite, en los años setenta del pasado siglo, sólo una vez, en el verano de 2008, estos dos pasos han sido transitables simultáneamente. En las últimas tres décadas se ha registrado una gran disminución del hielo al final del verano, que ha pasado de unos ocho millones de kilómetros cuadrados, a principios de los años ochenta, al mínimo histórico, menos de 4,24 millones de kilómetros cuadrados, en 2007. ¡Casi la mitad!

La capa helada flotante de ese mar septentrional se forma en invierno y en verano se funde una extensión variable. Es un proceso normal. El problema es que el ritmo de fusión se está acelerando y se está llegando a mínimos que los expertos en cambio climático preveían para dentro de algunas décadas. Así, este año, de nuevo, la extensión de hielo se encuentra por debajo de la media.

El mínimo se registrará dentro de tres o cuatro semanas y depende mucho de las condiciones meteorológicas. Cuando se produjo el récord de mínima extensión de suelo helado en el Ártico, el tiempo fue inusual en la región, con cielos despejados y vientos que inyectaron aire caliente. Este año las condiciones meteorológicas son diferentes, pero la apertura simultánea de los dos pasos del Ártico es un indicador muy preocupante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *