Investigadores noruegos aseguran que el aumento de temperatura podría ser de sólo 1,9 ºC


Por una vez, vamos a dar una noticia optimista sobre la evolución del cambio climático. Según un nuevo estudio de científicos noruegos, se puede controlar el calentamiento global por debajo de ese punto crítico que supone un aumento de 2 ºC. Caroline Leck, de la Universidad de Estocolmo, así lo cree.

La década de los noventa del siglo pasado fue nefasta para el cambio climático. La temperatura media de la superficie de la Tierra subió bruscamente. Pero, según Leck, ese aumento se ha estabilizado casi por completo desde 2000. El calentamiento de los océanos ha tenido un comportamiento similar, a pesar del hecho de que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y, en general, la actividad del ser humano que afecta al fenómeno, sigan en aumento.

En todo caso, lo que es seguro es que, si el ser humano sigue emitiendo gases de efecto invernadero, en especial, dióxido de carbono (CO2), el cambio climático continuará y en 2050 se habrá duplicado el carbono en la atmósfera con respecto a los niveles de 1990.

Pero, además, hay que contar con los factores que afectan clima conocidos como mecanismos de retroalimentación: evaporación, nieve y deshielo…

Sin embargo, las previsiones según el estudio noruego, calculan un calentamiento de sólo 1,9 ºC. Precisamente analizando esos mecanismos de retroalimentación. El método que han usado toma la Tierra como un enorme laboratorio en el que la humanidad ha estado llevando a cabo un experimento colectivo mediante emisiones de gases de efecto invernadero y partículas contaminantes, deforestación y otras actividades que afectan al clima.


Han analizado todos los factores que contribuyen a los cambios climáticos producidos por el hombre desde 1750. Y también han tenido en cuenta las fluctuaciones en el clima causadas ​​por factores naturales, como las erupciones volcánicas o la actividad solar. Por último, han medido las temperaturas tomadas en el aire, en el suelo y en los océanos.

Un rayo de esperanza

Cuando los investigadores aplicaron su modelo y estadísticas para analizar las temperaturas del aire y del océano para el período que termina en 2000, encontraron una duplicación de la concentración de CO2 atmosférico y un aumento de la temperatura de 3,7 ºC, más incluso que el pronóstico del IPCC.

Sin embargo, cuando entraron en las temperaturas y otros datos de la primera década del siglo XXI, la sensibilidad climática se redujo hasta los 1,9 ºC. La esperanza es lo último que se pierde.

1 comentario

  1. Como todos sabemos cada vez tenemos menos hielo en los polos terrestre pues la causa de todo no creo que sea la contaminación pues creo que en parte es por las horas de sol que les da a los polos yo e descubierto como ocultar los rallos solares y bajar la temperatura de los mismo produciendo nieve cuando lo deseemos acomulando agua dulce todo esto es posible con una maquina inventada por mi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *