Los bosques del este de EEUU se deterioran por el calentamiento global


Científicos de la NASA han señalado que la subida de las temperaturas y los cambios en las precipitaciones producidos por el cambio climático han alterado el crecimiento de las grandes áreas boscosas del este de Estados Unidos durante la última década. El estudio se ha llevado a cabo con datos del satélite Terra de la NASA. Los científicos han analizado la relación entre las tendencias naturales de crecimiento de las plantas y las variaciones en el clima durante el periodo que va desde 2000 a 2010.

Hasta ahora, los científicos barajaban otras causas principales de los cambios en los bosques norteamericanos, como el suministro de nutrientes y agua. Ahora creen que otros factores, no sólo cuentan, sino que pueden ser incluso más determinantes.

Los científicos han trabajado con imágenes de satélite captadas y enviadas cada mes por un instrumento científico llamado MODerate resolution Imaging Spectroradiometer (MODIS). En estas imágenes se puede apreciar la disminución de la densidad de la cubierta de bosque verde en verano en cuatro subregiones norteamericanas: la de los Grandes Lagos, el sur de los Apalaches, el Atlántico medio y el sureste de la llanura costera .


Más del 20% de la superficie no agrícola en estas cuatro subregiones que mostraron un descenso durante el periodo estudiado estaban cubiertas por bosques. En el caso concreto de la región del Atlántico medio, casi el 40% de la superficie forestal mostró una disminución significativa de las copas y regiones superiores de los árboles.

Plagas y enfermedades

Así, este declive de los bosques estadounidenses del este del país puede estar causado por el cambio climático. El calentamiento global ha impuesto en estas regiones nuevas condiciones de estrés ambiental para los árboles, como plagas de insectos o nuevos patógenos.

Christopher Potter, científico investigador en el Centro Ames de la NASA, asegura que ha habido una serie de años relativamente secos desde 2000, lo que ha resultado desfavorable para el crecimiento vigoroso de la cubierta forestal en gran parte del este de Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *