Alemania y Austria: tras las inundaciones, plaga de mosquitos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El agua de las inundaciones se retira poco a poco y, hasta que lo hace del todo, la humedad, junto al calor de la época, provoca que aparezca una plaga de mosquitos. Ha ocurrido en Alemania y Austria. Es una situación temporal. En unas semanas, los mosquitos desaparecerán. Pero, mientras, a nadie le gusta recibir molestos picotazos. El problema está en el modo de controlar esta plaga: los insecticidas pueden perjudicar a otras especies y al medio ambiente.

En Austria, varios helicópteros han rociado desde el aire campos enteros para tratar de acabar con la plaga de mosquitos. El objetivo era, no sólo exterminar a los mosquitos adultos, sino también las larvas. El método ha sido criticado porque se ha usado un insecticida que perjudica al medio ambiente: el BTI (Bacillus thuringiensis, variedad israelensis), un insecticida compuesto por bacterias que matan las larvas de moscas y mosquitos.

Se han rociado unas 2.000 hectáreas con este tipo de insecticidas. En total, nueve municipios a lo largo de los 65 kilómetros de longitud. Las organizaciones ecologistas han criticado la medida. Lo cierto es que el producto es biodegradable en 48 horas y ya ha sido usado en otras ocasiones. Pero se esperaba una plaga de tal magnitud que es la primera vez que se usan helicópteros para echar el insecticida.

Trampas para mosquitos con CO2

En algunas regiones alemanas, como Leipzig, se tienen que enfrentar al mismo problema. Allí, se estudian métodos menos nocivos para la naturaleza, como el uso de trampas con dióxido de carbono (CO2). La idea es que los mosquitos se sienten atraídos por el CO2 que exhalamos los humanos. En el Centro de Investigación Medioambiental de Helmholtz, en Leipzig, se investigan métodos de control de mosquitos mediante insecticidas biológicos.


Iris Kröger, del citado centro, afirma algo que sorprenderá a más de uno: hay que tolerar la existencia de los mosquitos. Hasta un cierto número, claro. Si se convierten en plaga hay que combatirlos. Por otra parte, algunos mosquitos, además de las molestas picaduras, pueden transmitir enfermedades.

El problema del insecticida usado en Austria es que puede ser tóxico para otras especies beneficiosas para el medio ambiente. Se mata a los mosquitos, lo que está bien, pero se matan otras especies cuya ausencia puede ser muy perjudicial. Iris Kröger captura mosquitos con trampas de dióxido de carbono congelado. Cada diez días, entre 50 y 1.500 mosquitos quedan atrapados. Sirven para investigar nuevos métodos.

1 comentario

  1. Buenos días leyendo estos artículos muy interesante por cierto ,me viene a la mente que por muchos que quiera hacer el hombre en su afán de solucionar los problemas no sera tan fácil, razón por la
    cual no busca la dirección de Dios y cree que lo puede hacer solo , estamos viviendo tiempo finales y todo lo que acontece tiene una razón , pero el hombre es el causante de todos los males que existen .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *