Los recortes en Reino Unido afectan a la investigación sobre el clima

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La ola de recortes que sufren muchas economías europeas está afectando, sobre todo, a ámbitos como la Sanidad, la Educación, la investigación, la ciencia… Es el caso del Reino Unido, que planea la fusión de dos de las más importantes organizaciones científicas del país: la British Antarctic Survey, una institución con sesenta años de historia y entre cuyos logros se cuenta el descubrimiento del agujero de la capa de ozono, y el Centro Nacional de Oceanografía de Southampton. Se trata de ahorrar dinero al Estado, claro.

Tanto científicos como algunos políticos han protestado, señalando que tal medida va a dañar la reputación científica de Gran Bretaña y su capacidad para llevar a cabo investigaciones sobre el clima. Pero aún podemos ir más allá: va a perjudicar a todo el mundo, ya que se necesitan científicos competentes e instituciones financiadas para luchar contra el mayor problema al que se enfrenta la humanidad en la actualidad.

Según uno de los responsables de la British Antarctic Survey, la medida va a poner en peligro el trabajo de los científicos que estudian el polo, precisamente cuando más se necesita, cuando existen importantes cambios climáticos en la región que deben ser investigados. Pide al Gobierno que evite la fusión.

Jonathan Shanklin, uno de los científicos que descubrieron el agujero en la capa de ozono en 1985, ha comentado que la British Antarctic Survey es como la capa de ozono: si desaparece, crearía un agujero similar en la ciencia británica.

La medida entra dentro de los recortes que se harán en el presupuesto del Natural Environment Research Council (NERC). El ministro de Ciencia, David Willetts, planea un recorte del 10% en el gasto del NERC en 2015. La investigación polar es costosa. Pero más va a costar enfrentarse al cambio climático.

Este recorte se produce, además, cuando la cobertura de hielo marino se ha reducido, este verano, a su nivel más bajo y partes de la Antártida también están mostrando signos de peligroso deshielo.

Los que apoyan los recortes piensan que los dos organismos, aunque estudian uno el mar y otro el polo, pueden tener un apoyo operativo similar. Por ejemplo, ambos necesitan buques. Sin embargo, también se esperan una reducción en la plantilla de científicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *