Nuevo incendio forestal en Valencia devasta Chulilla y avanza sin control por la comarca de Los Serranos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


A un verano aciago en incendios le ha sucedido un otoño con altas temperaturas que se ha estrenado con otro devastador fuego, esta vez en Chulilla, población valenciana de la comarca de Los Serranos, que desde ayer lo devora todo a su paso. Actualmente, unos 600 efectivos terrestres y 14 medios aéreos luchan impotentes contra un océano de llamas descontroladas que aviva el fuerte viento, con cuatro frentes abiertos que ya han superado los 10 kilómetros.

El incendio avanza imparable desde Chulilla y Gestalgar hacia Chiva. Su evolución está siendo la peor de las posibles por las adversas condiciones climatológicas, que dificultan las labores de extinción. Pero el viento no es el único responsable de la virulencia del fuego, a juicio de varios expertos que ya advirtieron que la zona era una bomba de relojería.

Hasta el momento, han sido más de dos mil los vecinos evacuados de Chulilla (incluidos huéspedes del Balneario), Gestalgar, Sot de Chera y Pedralba, si bien los municipios afectados ya son algunos más, incluyendo también Llíria, Bugarra y Domeño.

Pendientes de conocer cifras sobre los destrozos que ha provocado el incendio a nivel ecológico y de pérdida de bienes, pues todavía se ignora si ha afectado a alguna vivienda, ahora mismo los efectivos se concentran en salvar los núcleos urbanos desalojados y en hacer cortafuegos para impedir que las llamas avancen empujadas por las fuertes rachas de poniente, que alcanzan los 70 kilómetros por hora.

Olor a quemado llega a Mallorca

Según ha declarado el alcalde de Chulilla, Enrique Silvestre, “la pasada noche ha sido terrible”, y las perspectivas de controlar el incendio tampoco son buenas. Por lo tanto, parece que poco podrá hacerse hasta que amaine el viento, algo que podría suceder esta tarde, según las últimas predicciones meteorológicas.

El humo y el polvo afecta la visibilidad de un gran área alrededor, llegando hasta Mallorca, incluso, desde donde los vecinos han alertado a los bomberos por el olor a madera quemada. Como medida de precaución, se han cortado un total de ocho carreteras: la CV394 (Llosa-Chulilla), CV 395 (Villar-Chulilla); CV 380 (Casinos-Pedralba); CV 379 (Gestalgar-Chiva); CV 377 (salida de Pedralba); CV 396 en el cruce con CV 35, la CV 376 desde Les Mallaes y la CV 381 en el cruce con CV 384.

Un incendio esperado

Resulta pavorosamente premonitoria la advertencia que hicieron hace nada varios expertos valencianos sobre la peligrosidad del monte mediterráneo. Al ser preguntados tras los terribles incendios producidos este mismo verano en Cortes de Pallás y Andilla, no dudaron en afirmar que seguiría habiendo más fuegos en este área.

Sus declaraciones, de las que nos hicimos eco en este blog, describieron con total precisión la situación que se dio ayer. Recordando la crónica de una muerte anunciada, las palabras de uno de los expertos consultados por los medios clavaron lo que ahora ha ocurrido en Chulilla: “El abandono del monte provoca la maleza, una bomba de relojería que estalla cuando hay mucho calor, viento de poniente o alguien causa una chispa”, dijo José Andrés Torrent, investigador de la Universidad Politècnica de València (UPV).

¿ …y las responsabilidades?

Este enésimo incendio forestal en la provincia de Valencia en tan poco tiempo (además, Chulilla sufrió otro en 1994) está suscitando críticas en la red por distintos motivos, como por ejemplo la tardanza de los bomberos, que no llegaron hasta pasadas entre una hora y media y dos horas desde que se alertó al 112. En la siguiente imagen se puede ver el foco u origen mismo del incendio, en una valiosa instantánea tomada por la misma persona que alertó a los servicios de emergencias.


El incendio, por cierto, se originó ayer por la tarde cerca de una central eléctrica, en una zona escarpada de matorral y arbolado de complicado acceso, pero perfectísimamente transitable, y cuyo origen está investigándose.

Mientras el fuego engulle el bosque, incluidos pinos centenarios poblados por ardillas, Twitter también echa humo. Los hastag #IFChulilla y #Chulilla se han convertido en Trending Topic a nivel nacional desde ayer por la noche. A mensajes de estupor, ánimos a los lugareños, pena infinita e impotencia, se le suman las protestas llenas de indignación ante este nuevo fuego en una comarca ya muy afectada (@abalosmeco) o por el recorte presupuestario en prevención de incendios (@TebmorF).

Son numerosos los mensajes combativos cómo el de @SwekLud: “Arde Chulilla, impotencia, rabia, que se apague pronto, fuerza para los medios de extinción y que paguen los responsables”. En fin, se abren miles de interrogantes ante una tragedia que, una vez más, nos recuerda la todopoderosa fuerza de la Naturaleza: ¿Mala suerte, cosa del destino, consecuencia del cambio climático, recortes presupuestarios, falta de políticas que gestionen la biomasa o un imperdonable retraso de los bomberos…? La polémica está que arde, nunca mejor dicho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *