Piden derogar la prohibición de usar perros en la Antártida

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El Tratado Antártico es un acuerdo internacional que regula aspectos relacionados con el continente helado. Fue firmado en 1959. El Tratado regula muchos aspectos políticos, sociales, científicos y medioambientales, algunos de importancia, como el que postula que no se puede usar el territorio de la Antártida para ningún fin de carácter militar. Pero, otros aspectos no están exentos de polémica.

Es el caso de la prohibición del uso de perros en el continente. Ha sido el director del museo del Ártico y la Antártida de Rusia, Víctor Boyarski, el que ha declarado en rueda de prensa que sería muy conveniente anular esta prohibición ya que los perros son el medio de transporte más ecológico para el territorio. Además, ha añadido, las razas de perros que se han usado históricamente están bien adaptadas al clima extremo de la región.

El Tratado de la Antártida desmilitarizó la región y la convirtió en zona libre de armamento nuclear, aspecto nunca debería cambiar. Sin embargo, otras regulaciones, como el anexo sobre la protección del entorno que, entre otras normas, establece la prohibición para introducir perros en la Antártida quizá se puedan derogar al haber cambiado el punto de vista de la ecología, especialmente, en lo que respecta a reducir el uso de los combustibles fósiles.

Según Boyarski, la decisión fue errónea, ya que los perros son el medio de transporte más limpio desde el punto de vista ecológico, además de estar perfectamente adaptados a las condiciones climáticas de la Antártida.

El éxito de la expedición de Roald Amundsen al Polo Sur, la primera que alcanzó el mítico punto geográfico, se debió en gran parte al uso de perros esquimales. En cambio, la mayor parte de la segunda expedición en llegar, la de Robert Scott, pereció tras haber alcanzado el Polo Sur porque fueron despreciados los perros.

El Tratado de la Antártida fue firmado en 1959 (aunque hasta 1961 no entró en vigor) en Washington por los doce Estados que, entonces, tenían representaciones científicas en el continente antártico, esto es, Argentina, Australia, Bélgica, Chile, Francia, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, Unión Sudafricana, la Unión Soviética, Gran Bretaña y Estados Unidos. Después, muchos otros países firmaron el Tratado, hasta llegar a los 48 países de la actualidad. Sin embargo, tras medio siglo, las condiciones del planeta y la perspectiva ecológica han cambiado mucho. Se debería, al menos, valorar la opinión Boyarski.

Según el Tratado, se prohibieron los perros porque transmiten el moquillo a las focas, son depredadores de las pingüineras y en su pelaje albergan parásitos capaces de alterar el equilibrio ecológico de la Antártida. Habrá que tener todo en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *