Producir cemento sin emitir CO2

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La Unidad de Construcción de Tecnalia, empresa que investiga e innova en el sector de las tecnologías sostenibles, ha desarrollado una nueva generación de cementos respetuosos con el medio ambiente. Este nuevo tipo de cemento permite reducir hasta en un 100% las emisiones directas de dióxido de carbono a la atmósfera, con lo que se estaría dando un paso muy importante en la lucha contra el cambio climático.

El desarrollo del nuevo cemento ecológico ha producido dos patentes, que son compartidas por Tecnalia y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). En la elaboración de estos materiales, el grupo de Nanomateriales en Construcción (NANOC) de Tecnalia ha sustituido la piedra caliza como materia prima por residuos sólidos de centrales térmicas.

Gracias a esta nueva técnica de producción de cemento se lograrán tres objetivos: realizar una gestión eficaz de los residuos a través de su reciclaje (las centrales térmicas generaron, en 2010, unos 800 millones de toneladas de residuos sólidos, de las que aproximadamente la mitad fueron a parar a vertederos); contribuir a la preservación de los recursos naturales del planeta; y evitar la emisión directa de gases de efecto invernadero a la atmósfera, a través de la eliminación de la calcinación de la materia prima.

No sólo eso. Además, esta nueva tecnología desarrollada por Tecnalia-Construcción permitirá disminuir en aproximadamente un 50% la demanda energética en el proceso de síntesis del cemento. Cemento doblemente ecológico, pues.

La clave está, como vemos, en que no se produce la calcinación de la piedra caliza, proceso que emite grandes cantidades de CO2 a la atmósfera. Se calcula que el 5% de total de emisiones de dióxido de carbono que se producen en todo el planeta provienen de la industria del cemento. Así pues, este nuevo proceso puede ser una verdadera revolución para el modelo de producción actual, especialmente para el sector de la construcción. Sólo falta que las constructoras apuesten por él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *