Puertos mediterráneos preparados para el cambio climático


La Autoridad Portuaria de Valencia (APV), la Agencia Valenciana de la Energía (AVEN) y el Instituto Tecnológico de la Energía de la Comunidad Valenciana (ITE) participan en un proyecto que nace con el objetivo de preparar los puertos mediterráneos ante las más que probables consecuencias negativas del cambio climático y tratar de mitigar esos efectos.

En proyecto se ha presentado a través de un documento llamado Manual Metodológico ClimePort, que resume los resultados medioambientales de ClimePort, centrado en la contribución de los puertos del Mediterráneo en la lucha contra el cambio climático a través de una metodología para lograr medir la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) provenientes de las actividades portuarias.

Además de un método fiable para medir la huella de carbono de los puertos, ClimePort propone treinta buenas prácticas para reducir esas emisiones y, en general, llevar a cabo una actividad menos contaminante.

El proyecto ClimePort está financiado por la Unión Europea y participan autoridades portuarias de varios países, como las de Bahía de Algeciras, Marsella-Fos (Francia), Koper (Eslovenia), Pireo (Grecia) y Livorno (Italia). Participan, así mismo, empresas e instituciones expertas en eficiencia energética y energías renovables.

Planes de acción comunes y específicos

ClimePort ha diseñado planes de acción comunes para los seis puertos que participan en el proyecto, así como planes específicos para cada uno de ellos. Dichos planes tienen como objetivo mejorar la gestión energética, promover la investigación y desarrollar medidas de eficiencia energética, y mejorar el control y la monitorización del consumo energético.


Se desarrollan tres proyectos piloto. Valenciaport y Bahía de Algeciras han implementado Sistemas de Gestión Energética en empresas portuarias basados en la norma ISO 50001; los puertos de Pireo y Koper han incluido criterios de eficiencia energética en los pliegos de concesión y contratación de proveedores y suministradores; y los recintos de Livorno y Marsella han desarrollado un software de cálculo, control y seguimiento de la huella de carbono llamado Ecoabacus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *