Satélites de la NASA detectan la mayor disminución de la historia en la capa superficial de hielo en Groenlandia

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Como se puede ver en la imagen, la capa de hielo superficial de Groenlandia se derrite a un ritmo sin precedentes. La prueba visual no permite dudarlo. Se trata de fotografías tomadas desde los satélites de la NASA (la Agencia Espacial Norteamericana). A la izquierda, una imagen del 8 de julio. A la derecha, del 12 julio, tan sólo cuatro días después.

Las mediciones se realizaron con tres satélites y mostraron que el 8 de julio, alrededor del 40% de la capa de hielo se había descongelado en la superficie. En pocos días, el deshielo se había acelerado de forma espectacular y se calcula que el 97% de la capa de hielo superficial se había derretido el 12 de julio.

En la imagen, las áreas clasificadas como “deshielo probable” están en rosa claro y corresponden a sitios en donde, al menos un satélite, había detectado la posibilidad de deshielo en la superficie. Por otra parte, las zonas clasificadas como “deshielo”, en rosa oscuro, corresponden a sitios en los que dos o tres satélites habían captado ese deshielo de la superficie.

Estos satélites de la NASA miden varias propiedades físicas a diferentes escalas. Pasan por encima de Groenlandia cada cierto tiempo, enviando fotografías y otros datos a tierra. Los datos de varios satélites se reúnen y analizan para tener una visión global, más completa. Así, proporcionan una imagen de un evento extremo como es el deshielo de modo que los científicos pueden estar totalmente seguros de que realmente está ocurriendo.

Es, sin duda, la época en que más rápido se está derritiendo el hielo desde que empezaron las mediciones a través de los satélites, hace treinta años.

A pesar de las pruebas científicas, a pesar de las pruebas visuales, aún hay gente que no cree en el calentamiento global. O, en todo caso, no cree que sea culpa de la actividad humana, especialmente, por el uso de combustibles fósiles que emiten gases de efecto invernadero.

Mientras los escépticos sigan con los ojos cerrados (o las mentes) y el resto del mundo reconozca el problema, pero no haga nada por solucionarlo, el hielo seguirá derritiéndose, no sólo en Groenlandia, sino también en los dos polos, en los glaciares, etc. El calentamiento global es implacable y, quizá, imparable. Y el ser humano sigue durmiendo tranquilamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *