Se interrumpe la navegación en el río Misisipi por las inundaciones

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El tráfico marítimo comercial a través del río Misisipi peligra una vez más. Si en verano fue a causa de la sequía, ahora la causa son las inundaciones. Se han producido algunos accidentes entre barcazas que han obligado a la Guardia Costera de Estados Unidos a cerrar algunos tramos navegables.

Las inundaciones se han producido por las lluvias torrenciales que caen sobre la zona centro del país. Ingenieros del Ejército de Estados Unidos han cerrado una docena de esclusas en los ríos Illinois y Misisipi.

Por otra parte, se han tenido que recuperar docenas de barcazas que rompieron amarras y quedaron a la deriva en las aguas revueltas del río. Sólo han pasado tres meses desde que el río Misisipi estuvo a punto de cerrarse al tráfico marítimo debido al bajísimo nivel de sus aguas. Otro ejemplo más de la esquizofrenia climática de la que ningún país se libra.

El tramo que está sufriendo las restricciones es uno de los más transitados: desde la ciudad de San Luis hasta su confluencia con el río Ohio, en la localidad de Cairo, Illinois.

Barcazas que se hunden


Más de un centenar de barcazas, la mayoría propiedad de la empresa American Commercial Lines (ACL), quedaron a la deriva. Once de ellas, que contenían carbón, se hundieron. Según la Guardia Costera, ninguna de las barcazas hundidas representa un riesgo para la navegación. En todo caso, se está planeando el rescate de todas ellas.

Hay otra consecuencia negativa provocada por la situación: los precios de los cereales que se transportan por el río Misisipi suben de precio. En el el Golfo de México, los distribuidores esperan que el tráfico marítimo se normalice. Alrededor del 60% de las exportaciones estadounidenses de cereales pasan por el río Misisipi desde las zonas de producción, en el medio oeste. Otras materias primas, como el petróleo, el carbón y los fertilizantes, también se envían a través de la navegación interior.

Los precios del maíz en el Golfo alcanzaron su precio máximo hace un mes, mientras que los precios de la soja alcanzaron el máximo hace tres meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *