¿Cómo afecta el cambio climático a los volcanes?

Share on Facebook7Tweet about this on Twitter3Share on Google+0

volcanes-cambio-climatico
Cuando se habla de cambio climático siempre se piensa en la sequía, los cambios en el clima o la deforestación. Pero sus efectos pueden tener también consecuencias importantes sobre otros aspectos de la naturaleza como los volcanes. Y es que, ahora, una nueva investigación ha puesto de manifiesto que el cambio climático puede provocar más erupciones volcánicas.

El estudio y conclusiones

Esta es la principal conclusión que se ha extraído de la investigación realizada por un equipo de investigadores de la Universidad de Leeds, que ha estudiado la relación entre la actividad volcánica de Islandia y la reducción de la cobertura de los glaciares.

El análisis de esta relación ha permitido constatar que se produce una menor actividad volcánica cuando es más extensa la cobertura de los glaciares y viceversa. Es decir que, cuando los glaciares se derriten, las erupciones volcánicas se incrementan por los cambios producidos en la presión superficial.

La explicación está en que el retroceso de los glaciares hace que haya menos presión sobre la superficie de la tierra, lo que puede incrementar la cantidad de derretimiento del manto y tener afecciones tanto en el flujo como en la cantidad de magma en la corteza.

volcanes-cambio-climatico
Un cambio en la presión de la superficie que no tiene por qué ser de grandes dimensiones, puesto que se ha comprobado que con pequeñas modificaciones se alteran igualmente las probabilidades de erupciones en los volcanes que están cubiertos de hielo.

Este aumento de las erupciones volcánicas es más posible en los próximos años porque se está produciendo una fusión del hielo de forma más rápida como consecuencia del cambio climático y la acción del hombre.

El análisis

Para llegar a estas conclusiones, el estudio analizó la ceniza volcánica de Islandia preservada en depósitos de turba y sedimentos lacustres. Además, se identificó el período de actividad volcánica reducida entre 5.500 y 4.500 años atrás, que tuvo lugar tras una disminución de la temperatura global que provocó el crecimiento de los glaciares en la isla.

Este análisis ha permitido descubrir a su vez un desfase de unos 600 años entre el evento climático y la merma en el número de erupciones volcánicas. Para los investigadores, es difícil predecir si ese desfase de 600 años volverá a producirse en la actualidad porque el efecto humano sobre el calentamiento global dificulta este cálculo, aunque sí se observa por las tendencias del pasado que en Islandia habrá más erupciones en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *