Cómo mitigar (de verdad) el cambio climático


Aun cuando estamos inmersos en la peor crisis económica desde la Gran Depresión de la década de los años veinte y treinta del siglo pasado, no somos capaces de disminuir las emisiones de dióxido de carbono. Por tanto, el cambio climático sigue su curso y el planeta calentándose día a día.

Parece claro, por tanto, que algo tiene que cambiar. A continuación, se presentan algunas propuestas (casi recordatorios) para que la mitigación del cambio climático sea realmente efectiva:

– Las reuniones mudiales no están siendo efectivas. Naciones Unidas impulsa grupos de trabajo, discusiones, investigaciones y cumbres de los principales responsables políticos que no producen otra cosa que gasto energético y más emisiones. Las Cumbres del Clima, cada vez más, son poco más que una promoción del trabajo de los políticos. Los acuerdos no tienen efecto vinculante. Las grandes empresas toman las decisiones de forma autónoma.

– El sistema de compensaciones de la huella de carbono permite a los países ricos seguir emitiendo gases de efecto invernadero. Desde un punto de vista, el país que exige y consume el producto final, paga para que el sistema se perpetúe al tiempo que queda como país benefactor.

– Ante la ineficacia política y económica para resolver el problema, hay que recurrir a la comunidad científica y a la imaginación de la ciencia. Un comité independiente y permanente de personas de ciencia sería mucho más valioso que todas las Cumbres del Clima que se celebran. Y producirían muchas menos emisiones en el ejercicio de sus funciones.

– El cambio climático sólo se frenará si cambia el modo de vida en lo local. El cambio real tiene que hacerse en las economías locales y en las comunidades. Cambiar el modo de vida de cada persona es esencial.

– Usar todo el dinero utilizado para rescatar a países y bancos de la crisis financiera que ellos mismos han provocado para desarrollar las energías renovables y limpias.

– Cambiar las ayudas y subvenciones a los combustibles fósiles a ayudas al empleo para crear una economía verde .

– Los objetivos de reducción de emisiones tienen que ser mucho más ambiciosos. De todas formas, no se van a cumplir…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *