Efectos del cambio climático en los precios del maíz

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Investigadores han descubierto que el cambio climático tendrá una influencia mucho mayor de la esperada sobre la volatilidad de los precios del maíz en las próximas tres décadas. Hasta ahora se echaba la culpa a otros factores por las oscilaciones de los precios, como el aumento del precio del petróleo, las políticas comerciales y las decisiones de diferentes gobiernos sobre los biocombustibles.

El nuevo estudio ha sido publicado en la sección “Cambio climático” de la revista Nature. Sugiere que, a menos que los agricultores tomen medidas contra el aumento de temperatura o usan variedades de maíz más resistentes, la producción de este cultivo en Estados Unidos y Canadá, debido al aumento de la frecuencia de olas de calor, aumentará cada vez más el precio.

Noah S. Diffenbaugh, de la Universidad de Stanford, es el autor del estudio. Ha comentado que está sorprendido por el notable efecto del cambio climático en la volatilidad de los precios del maíz. El maíz es el producto agrícola con una mayor producción en Estados Unidos. Además, las previsiones se han calculado ante un período, en los próximos tres años, con un calentamiento global más bien moderado. Es decir, que puede ser peor de lo esperado.

El análisis descubrió que, dentro de esta tendencia de calentamiento moderado, es probable que aumente el número de días de calor intenso precisamente en la estación de crecimiento, duplicando así la volatilidad de los rendimientos del maíz.

Utilizando los datos económicos, climáticos y agrícolas, el estudio encontró que, si el cambio climático se mantuviera dentro de los cálculos aceptados de forma general, es decir, un aumento de la temperatura de 2 ºC en los próximos veinte años, ese cambio de temperatura conllevaría olas de calor más frecuentes.

Después, los investigadores trataron de determinar cómo las olas de calor iban a interactuar con otros factores que afectan a los precios del maíz. Y han señalado que la política energética cada vez será más importante para la agricultura.

Hace diez o veinte años atrás, lo que hacían la Agencia Ambiental y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, influían en los precios del maíz. A partir de ahora, también lo que decida el Departamento de Energía del país será importante.

En particular, el creciente uso de los biocombustibles, algunos derivados del maíz, ha distorsionado los mercados agrícolas al fomentar la siembra de dicho cultivo, lo que aumenta el precio de otros, como la soja.

Por supuesto, con los biocombustibles de segunda generación, los procedentes de cultivos no usados para alimento humano, esto no ocurre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *