El mosquito de la malaria desaparece de algunas zonas


La malaria es una de las enfermedades que más personas mata en el mundo: más de un millón de personas cada año (un 90% son niños menores de cinco años). Es especialmente mortífera en África. También se denomina paludismo. Se transmite a través de las hembras de cierta especie de mosquito.

La especie de mosquito que transmite esta terrible enfermedad (la especie Anopheles) está desapareciendo de algunas regiones del África subsahariana, la zona en la que más muertes se producen por malaria. La causa aún se está invetigando. Se apuntan, eso sí, algunos factores, como el uso cada vez más frecuente de mosquiteras, que, al menos, frena la incidencia de la enfermedad y hace disminuir la población de este tipo de mosquitos.

Pero se ha descubierto algo muy importante. Que los mosquitos de la malaria están desapareciendo de las zonas donde no se aplica ninguna medida de prevención como vacunas y otras. Los países que han visto reducida en mayor medida la incidencia de la enfermedad se encuentran Tanzania, Eritrea, Ruanda, Kenia y Zambia.

Investigadores daneses y tanzanos han realizado un estudio sobre el tema y lo han publicado en la revista Malaria Journal. Pero hay que señalar que no quieren echar las campanas al vuelo. Aún no saben si este fenómeno significa que están siendo erradicados o, por el contrario, reaparecerán con fuerzas renovadas. Los investigadores han estado recolectando y contando mosquitos durante diez años en Tanzania. En 2004, atraparon más de cinco mil en 2.368 trampas. En cambio, en 2009, sólo cazaron 14. Lo curioso es que las trampas para mosquitos se colocaron en pueblos donde no se usaban mosquiteras.

Una de las explicaciones que se barajan es la incidencia del cambio climático. En las regiones de Tanzania donde se llevó a cabo la investigación, los patrones de lluvia en esos años fueron extraños, en el sentido de que se producían fuera de la temporada de lluvias. Este fenómeno climatológico ha podido alterar el ciclo de vida natural de los mosquitos. Sin embargo, el director de la investigación, el profesor Dan Meyrowitsch, de la Universidad de Copenhague, ha señalado que lo anterior no puede explicar del todo la desaparición. Una disminución tan drástica en el número de mosquitos tiene que tener otras causas, como una enfermedad, un hongo o un virus que les haya afectado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *