La agricultura europea debe tener en cuenta el cambio climático

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En Europa, se está debatiendo la política agraria que se llevará a cabo durante los próximos años. La Fundación Global Nature (FGN) propone que se tenga en cuenta el cambio climático al elaborar dicha política. Para ello, ha mantenido una reunión en Bruselas con eurodiputados y representantes de la Comisión Europea. En dicha reunión ha planteado su punto de vista sobre la cuestión.

Las prácticas agrícolas pueden ser efectivas en la lucha contra el cambio climático. En la reunión se analizaron las posibilidades de incorporar esas prácticas en la reforma de la Política Agraria Comunitaria (PAC) que se está debatiendo en el Parlamento Europeo. Las previsiones son que se proponga un proyecto de ley a finales de junio.

Entre las propuestas, se encuentra una disminución del uso de fertilizantes nitrogenados, el cultivo de leguminosas como fijadoras de nitrógeno en el suelo, la plantación de cubiertas vegetales, el no laboreo y medidas para la reducción del consumo de energía.

La Fundación Global Nature ha colaborado con los socios del proyecto AgriClimateChange durante tres años para conseguir, no sólo mitigar el cambio climático, sino también lograr un ahorro económico para el agricultor. Se ha incidido especialmente en reducir el consumo directo de energía (en el uso de maquinaria agrícola, el consumo de electricidad, etc.).

Ahorro económico para el agricultor


Una agricultura con menos emisiones de efecto invernadero (GEI), por otra parte, ayudan a que las explotaciones sean más eficientes. De este modo, si estas medidas se adopataran por todos los Estados miembros de la Unión Europea se lograría una disminución de las emisiones totales.

En el caso de España, el Gobierno está actualmente diseñando la estrategia para la reducción de emisiones en los sectores difusos, que son los que no están obligados al comercio de emisiones propuesto en el Protocolo de Kioto. Las medidas propuestas se basan en pruebas que se han llevado a cabo durante tres años en más de 120 explotaciones de España, Alemania, Francia e Italia a través del proyecto Life AgriClimateChange. Una agricultura que beneficia al medio ambiente y al agricultor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *